Compartir

El regulador propone eliminar el límite de 30 megas en el acceso mayorista indirecto

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha propuesto obligar a Telefónica a abrir su red de fibra a sus rivales, con unos precios fijados con un test de replicabilidad económica, excepto en nueve municipios, entre ellos Madrid y Barcerlona, que representan el 16% de la población y en donde al menos hay tres operadores con un 20% de la cobertura en redes de nueva generación ultrarrápida.

En concreto, los municipios en los que Telefónica no tendrá la obligación de dar acceso a su red de fibra y que por tanto permanecerán desregulados serán Madrid, Barcelona, Alcalá de Henares, Badalona, Coslada, Móstoles, Málaga, Sevilla y Valencia. No obstante, en estos municipios se mantendrán las obligaciones sobre la red de cobre, la infraestructura de obra civil y el último tramo de la red de fibra que transcurre por los edificios, lo que se conoce como verticales.

Para el resto de los municipios, incluyendo aquellos en los que están presentes los cableros regionales (Galicia, Asturias y País Vasco), el organismo propone que Telefónica preste un servicio mayorista de acceso virtual al bucle de fibra óptica (conocido como VULA, por su siglas en inglés) y se elimina por tanto el limite de hasta 30 megas que se proponía anteriormente. En estas zonas, Telefónica fija unos precios que serán analizados por la CNMC para asegurarse de que estos precios son replicables.

En cuanto al acceso indirecto en el segmento residencial, la CNMC ha identificado dos zonas con diferentes tipos de competencia. La zona considerada “competitiva” está formada por 606 centrales de Telefónica –que se corresponde con el 56% de la planta de pares de cobre– en la que la cuota de Telefónica no supera el 40%. En esta zonas el NEBA (acceso indirecto) sobre fibra permanecerá de forma transitoria durante un año. En el resto de las centrales, que se considera “no competitiva”, la CNMC propone que las obligaciones en materia de acceso se mantenga.

Fuentes del regulador español han explicado que se abre ahora una consulta pública con un plazo de dos meses en los cuales los operadores podrán presentar sus alegaciones y que posteriormente la propuesta se enviará a Bruselas. Con lo que el plazo para que esta nueva normativa entré en vigor podría ser de entre siete y ocho meses. Las fuentes han señalado que, se atenderá no sólo las alegaciones de los agentes del mercado sino w posibles cambios que se pudieran producir, incluyendo la compra de Jazztel por Orange, si bien la posibilidad de que esta operación se produzca se ha descontado a la hora de realizar esta propuesta.

MERCADO EMPRESARIAL

El regulador propone además crear una oferta mayorista específica para el sector empresarial, en donde Telefónica cuenta con una posición de privilegio y la situación competitiva no ha mejorado en los últimos años. En este segmento, la CNMC propone crear una oferta mayorista de acceso indirecto específico, que permitirá la prestación de servicios de acceso de banda ancha de alta calidad a las empresas.

La CNMC propone por tanto cambios con respecto a 2009, cuando la regulación se aplicaba a un mercado nacional, mientras que ahora se plantea diferencias entre nueve municipios con un mayor grado de competencia en redes de nueva generación y el resto del territorio nacional para el desagregado y en zonas competitiva (compuesta por 606 centrales) y el resto del territorio.