Compartir

TOLEDO, 14 (EUROPA PRESS)

Los apicultores de la provincia de Guadalajara reclaman al Ministerio de Agricultura que modifique la normativa actual para que las empresas envasadoras de miel, que luego comercializan este producto, estén obligadas a detallar en el etiquetado su país de origen.

Así lo ha indicado a Europa Press el vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Apicultores de Guadalajara, Ángel Marco Torrubia, que asistió a la reunión que recientemente se ha celebrado en el Ministerio de Agricultura a propuesta de ASAJA, COAG y UPA, a la que también acudieron representantes de los consumidores y de los envasadores de miel.

Según Marco Torrubia, los responsables del Ministerio se han comprometido a hacer un estudio sobre la miel que se comercializa, consultando previamente a las comunidades autónomas para determinar el país origen de este producto y si lleva glucosa u otro tipo de azúcares. Después de realizar el análisis pertinente, el Ministerio volvería a convocar a las partes, hacia el mes de abril, para presentar los resultados de ese análisis.

Dicho esto, ha explicado que se trata de una reclamación tanto de los productores como de los consumidores, que exigen que en la etiqueta de cada marca de miel se determine cuál es el país de origen, ya que hasta ahora solo se detalla si procede de la Unión Europea o de fuera de la Unión Europea, y que se especifique en qué porcentaje, en caso de estar mezcladas.

“El Ministerio está mareando la perdiz porque todos sabemos que se están mezclando mieles y la solución sería modificar la normativa para saber de dónde procede la miel que se comercializa y que principalmente viene de China”, ha indicado.

Marco Torrubia ha advertido de que a estas mieles importadas no se les exigen todos los requisitos que tiene que cumplir un apicultor nacional, tratándose de un producto de “muy baja calidad” que está generando competencia desleal.

“A los productores les afecta porque la miel importada es más barata que la nacional y las grandes marcas están trayéndola de China para no pagar esos precios”, ha lamentado este apicultor, que ha precisado que España es el mayor productor de miel en Europa y que, por ello, debería ser pionero en legislar en esta materia, pues tan solo existe una norma parecida en Italia.

No obstante, ha asegurado que la miel que se comercializa bajo el sello de calidad de la Denominación de Origen de la Alcarria no se puede mezclar porque antes de ser envasada es analizada para ver si cumple con los parámetros polínicos de la miel de la Alcarria.

COMPROMISO “VAGO” DEL MINISTERIO

En términos parecidos se ha pronunciado el presidente de la Asociación Provincial de Apicultores, Ángel López, que ha tildado de “vago” el compromiso del Ministerio de Agricultura, cuando es una reclamación tanto de los productores como de cooperativas y consumidores, sobre todo teniendo en cuenta que sí se identifica el origen de la mayoría de los productos agrícolas y ganaderos que se comercializa.

López ha explicado a Europa Press que España no tiene más remedio que importar miel, pues produce cerca de 20 millones de kilos y consume 32 millones, pero el problema es que los consumidores no saben, especialmente cuando compran este producto en las grandes superficies comerciales, de dónde procede y si está mezclada.

Tras insistir en que las mieles que se comercializan bajo el sello de calidad de las denominaciones de origen no presentan este problema, pues están sometidas a un exhaustivo control, ha advertido de que no ocurre lo mismo con la miel que importa España y que procede sobre todo de China. En este punto, ha recordado que la Unión Europea prohibió no hace muchos años este producto por contener pesticidas.

Es por ello, que el presidente de los apicultores de Guadalajara ha asegurado no explicarse cómo el PP ha rechazado en la Comisión de Agricultura del Congreso de los Diputados una propuesta del PSOE que reclamaba una mayor transparencia en el etiquetado de la miel. Es más, Ángel López ha dicho tener constancia de que el Grupo Popular en el Senado trabaja en la elaboración de una iniciativa parecida.

EL MINISTERIO SE ALINEA CON EL MÁS FUERTE

Por su parte, el portavoz de Agricultura del Grupo Socialista en el Congreso, Alejando Alonso, ha tildado de “ridículo” que el PP rechazara la Proposición No de Ley que elevó a la Comisión pertinente y con la que se pretendía proteger a la “apicultura más potente de Europa” y a los consumidores españoles.

El diputado toledano ha denunciado, en declaraciones a Europa Press, que el Ministerio de Agricultura lejos de mediar en este conflicto, “porque no quiere incomodar a los envasadores”, que quieren que la actual normativa les siga beneficiando, “se ha alineado con el más fuerte dando la espalda a consumidor y productor”.

Ha explicado que España produce la mejor miel de Europa, que exporta gran parte a países europeos y que para compensar el consumo interno necesita importar miel de diverso origen, sobre todo de China y Argentina, “que los envasadores mezclan con mieles nacionales”, sin detallar el país de donde procede.

“La miel de China es de muy baja calidad, tiene un bajo precio y esto está hundiendo el precio de la nacional”, ha lamentado Alonso, que ha añadido que esto hace que productores y consumidores españoles reclamen al Ministerio que dirige Isabel García Tejerina que aproveche la actualización del reglamento europeo sobre el etiquetado de la miel para hacer lo propio con la normativa española.

“Eso supondría una mayor garantía para el consumidor y evitaría la caída del precio en origen por competencia desleal”, ha dicho Alonso, que ha hecho hincapié en que la miel que se importa no está sometida a exigencias sanitarias y que esto puede implicar un riesgo para la salud.