Quantcast

Un investigador conquense denunciará en su tesis doctoral el expolio de tierras que sufre el pueblo Ayoreo en Paraguay

El investigador conquense Santiago David Domínguez, recién llegado de Paraguay de proseguir con su tesis doctoral en la que está estudiando distintos pueblos que continúan con la caza y la recolección como forma de vida, incluirá dentro de su trabajo la denuncia del expolio de tierras que está sufriendo el pueblo Ayoreo en este país sudamericano.

Domínguez ha explicado a Europa Press que en su trabajo de investigación, ha tenido conocimiento de que dentro de la comunidad Chaidí, un subgrupo de ayoreos, denominados 'Totobiegosode', acarrean desde hace años “un grave problema”, y es que les han sido expropiadas por parte de las autoridades paraguayas cerca de 26.000 hectáreas en los últimos años, tierras que eran de su propuedad.

Según ha argumentado, estas tierras han estado ligadas a este pueblo desde tiempos ancestrales, y después de conseguir su titularidad a través de asociaciones internacionales que han luchado por sus derechos o cesiones gubernamentales, finalmente han recibido “una parte de territorio mucho menor a la que tenían antiguamente”.
En todo caso, ha denunciado, gran parte del territorio que han ido recuperando “se lo están robando los ganaderos de la zona”, y las reivindicaciones de los Ayoreo para conseguir su territorio se está llevando a cabo a través de asociaciones formadas por indígenas que intentan elevar el caso a instituciones internacionales como la ONU.

“La gente sigue viviendo en el monte de manera nómada y algunos 'Totobiegosode' y sus familias se han quedado en esta zona en aislamiento voluntario porque de momento pueden seguir viviendo de forma tradicional en su hábitat”, ha explicado Domínguez, que ha puesto el acento en que esto es posible gracias al trabajo que desarrollan los propios Ayoreo que ya están asentados en comunidades a través del trabajo de sus abogados y asociaciones.

DENUNCIA A TRAVÉS DE SU TESIS

Es intención de Santiago David Domínguez aprovechar su extenso trabajo desarrollado no solo en su tesis doctoral, sino además a través de una serie de documentales que ha rodado en la zona y a través de un libro para “dar la voz de alarma de lo que está ocurriendo” en esta zona, denominada El Chaco, “para poder ayudar con mi granito de arena a este pueblo y que estas familias sigan viviendo en el monte y puedan conservar su manera de vivir habitual en sus tierras”.

Entre las herramientas de las que dispondrá, espera que sus documentales puedan tener una audiencia a nivel nacional a través de medios locales, con los que quiere ofrecer un “canal de difusión” e intentar ayudarles.

Domínguez ha puesto el acento en que la asociación más involucrada en la defensa de los derechos de este pueblo es la Organización Payipie Ichadie Totobiegosode (Opit), al frente de la cual trabaja el hijo del líder de la comunidad Chaidí, Tagüide Picanerao, “una persona muy activa y beligerante en la defensa de los derechos de su gente”.

El antropólogo ha explicado que los Ayoreo todavía vivían en el monte hace 50 años, y han tenido que abandonar las tierras que le pertenecían debido a que no han podido continuar con su estilo de vida nómada después de haber confrontado con grandes terratenientes que establecían sus explotaciones ganaderas en sus tierras.

JOSÉ IQUEBI

De su viaje, Domínguez ha relatado su experiencia con José Iquebi, que también es “un ejemplo de los ataques que han sufrido en las últimas décadas el pueblo Ayoreo”.

Iquebi, que fue “cazado como un animal” en 1956 cuando tenía 12 años por unos paraguayos a caballo, fue exhibido dentro de una jaula por todo el país, hasta que fue liberado.
Tras la liberación, le costó mucho tiempo encontrar a su familia, y hoy vive en la comunidad Ayoreo de Jesudi, rodeado de los suyos.

Pese a su experiencia en su juventud, Iquebi trabajó durante años como mediador activo para evitar conflictos entre los Ayoreo y el mundo occidentalizado.

LOS DOCUMENTALES

La serie de documentales que en estos momentos están en proceso de edición pertenecen al programa 'Cuaderno de Campo' que el propio Domínguez como director inició en su viaje a Groenlandia para conocer el pueblo inuit.

Por otra parte, el libro será publicado por la editorial Clan como segunda parte de una primera parte publicada sobre su trabajo en Groenlandia, y que ya ha agotado su primera edición.

Por último, destacar que en su viaje a contado con el trabajo de Dorian Sanz, de la productora conquense Dojo Producciones, como operador de cámara y productor.

Comentarios de Facebook