Compartir

MADRID,4 (EUROPA PRESS)

Tras su exitoso paso por el festival de Gijón, el 12 de diciembre llega a los cines Hombres, mujeres & niños, lo nuevo de Jason Reitman. Una película protagonizada, entre otros, por Adam Sandler y Jennifer Garner en la que Reitman ofrece una certera y brutalmente honesta radiografía de una sociedad obsesionada con la tecnología y que vive sin levantar la vista de la pantalla.

Tras abordar temas tan escabrosos como el lobby de las tabacaleras en Gracias por fumar (2005), el embarazo adolescente en Juno (2007) o los despidos masivos en Up in the Air (2009), Reitman vuelve a meter el dedo en la llaga con una película de historias cruzadas en la que refleja cómo las nuevas tecnologías y la obsesión por las mismas ha transformado la forma de relacionarnos con quienes nos rodean y con nosotros mismos.

El ordenador, el móvil, la videoconsola, el 'tablet'* pasamos buena parte de nuestra vida pegados a una pantalla y eso afecta a nuestro desarrollo personal y también a nuestra interacción con los demás. Esa metamorfosis tecnológica y cómo afecta a la vida en pareja o a las relaciones entre padres e hijos es lo que aborda en profundidad Chad Kultgen en Hombres, mujeres & niños, un libro publicado en 2011 y que llamó la atención de Reitman.

“En cuanto leí el libro, supe que era algo que quería convertir en una película algún día. En cierto modo, Chad entendía mejor que el resto de nosotros hacia dónde vamos a nivel tecnológico (…) Resulta tan explícito que es difícil imaginar cómo llevarlo a la gran pantalla. Pero lo que más me gustó del libro fue lo sincero que era”, afirma Reitman que aceptó ese reto de escribir su adaptación a la gran pantalla en el guión que firma junto a Erin Cressida Wilson (Chloe, Retrato de una obsesión).

LA CLAVE ES LA COMUNICACIÓN

Pero a pesar de que aborda temas tan escabrosos como la pornografía, la infidelidad, la exclusión social, la adicción a los videojuegos o la anorexia, Hombres, mujeres & niños es ante todo, defiende Reitman, una película sobre la comunicación o, mejor dicho, sobre la ausencia de la misma en este mundo tecnológico que los rodea. Una cinta que, explica el director, refleja “lo irónico que resulta poseer la tecnología para comunicarnos instantáneamente de incontables maneras” y sin embargo ver como esa tecnología es capaz de aislarlos más en relación a quienes nos rodean, de romper matrimonios, amistades y de incrementar la distancia entre padres e hijos.

“La brecha generacional quizás sea aún más profunda que en épocas anteriores, y aún persiste la confusión entre sexualidad y autoestima y que quizás se vea incrementada por la era de Internet”, apunta el director que reconoce que su película “no sirve para dar respuestas” pero sí pretende ser un fiel reflejo de lo que está pasando. “La película sirve como un espejo de esta época, de este momento. Ojalá sea un espejo que haga pensar un poco a los espectadores en quién son, qué lugar ocupan en su comunidad y cómo se comunican con la gente que les rodea”.

Y para trazar esa radiografía de la sociedad actual, Reitman nos sumerge en las vidas de siete familias de Austin (Texas). Catorce protagonistas de dos generaciones: los padres y sus hijos, que interpretan a su manera ese nuevo mundo de Facebook, Twitter, Tumblr, WhatsApp… todo ese universo virtual que en ocasiones pesa en nuestras vidas más que la propia realidad.

TOQUE DE HUMOR MARCA DE LA CASA

Un objetivo muy ambicioso que, inevitablemente, iba a tener que abordar temas duros y escabrosos. Y como ya hiciera en anteriores películas como Gracias por fumar o Juno, Reitman recurre al humor para lanzar sus pullas: “Mi manera preferida de abordar temas duros es a través del humor, porque creo que es la forma más fácil y la que nos permite decir más cosas. Cuando abordas los temas duros con humor, de alguna manera se abre una conversación que te permite profundizar más y hablar de los temas que nos cohíben”.

Es por eso, reconoce el director, que volvió su mirada hacia actores cómicos para algunos de los protagonistas. El gran ejemplo en este punto es Adam Sandler que interpreta a Don Truby, un hombre casado que utiliza Internet para satisfacer sus necesidades sexuales, y también afectivas, porque la llama de su matrimonio está totalmente apagada. Un personaje algo espinoso, complejo y que se aleja mucho de los trabajos a los que Sandler nos tiene acostumbrados, quizás por eso le costó bastante aceptarlo.

“Adam y yo ya habíamos hablado antes acerca de hacer algo juntos, y no me imaginaba a nadie mejor para Don Truby. Así que le envié el guión, lo cual dio origen a una conversación de dos meses. Es un papel muy peliagudo, e iba a tener que abordar en pantalla momentos muy difíciles, íntimos y sinceros, así que claro que hablamos mucho sobre ello, sobre el significado de su personaje y de sus acciones”, recuerda Reitman.

Algo que reafirma el actor, que reconoce que al enfrentarse a este personaje en un primer momento sintió “miedo” y que le revolvía las tripas, pero, como padre y como usuario de las nuevas tecnologías, la historia le atrajo tanto que acabó aceptando. “Al principio me dio miedo, pero sabía que era un guión increíble. Llamé a Jason y le dije que me daba dolor de estómago y que eso me gustaba. Me llevó un tiempo poder decir: 'Vale, voy a darle una oportunidad'”, apunta Sandler.

EL SÍ INSTANTÁNEO DE GARNER

Si el “sí” de Sandler le costó a Reitman meses de intensas conversaciones y sesudos análisis sobre el personaje y las motivaciones y consecuencias de sus actos, la elección de Jennifer Garner, la otra gran estrella de la película, fue curiosamente todo lo contrario.

“Iba en un avión hacia Cleveland para ver a mi padre, y resulta que sentada frente a mí estaba Jennifer Garner, con quien había trabajado en 'Juno'. Siempre había pensado que sería perfecta para interpretar a Patricia. Aún no había dejado leer el guión a nadie, pero le pasé mi iPad y le dije: 'Aquí está mi próximo guión, y me gustaría que interpretaras a Patricia'. Lo leyó durante el vuelo y me dijo que aceptaba”. Así de sencillo fue, según recuerda Reitman.

Versión que la propia actriz, que ya había trabajado a las órdenes del director en Juno, corrobora: “Nunca me cuestioné hacer esta película. Cuando le devolví su iPad, le dije: 'Es realmente genial'. No lo dudé ni por un instante”.

Sandler y Garner son tan solo la punta del iceberg de un gran reparto que está plagado de caras conocidas como Rosemarie Dewitt (Cinderella Man, La boda de Rachel), Judy Greer (El amanecer del planeta de los simios, Tomorrowland), Dean Norris (Breaking Bad, El consejero), Dennis Haysbert (24, The Unit), J.K. Simmons (Spider-Man, Terminator Genisys) y Emma Thompson (Al encuentro de Mr. Banks, Love Actually).

Hombres, mujeres & niños se estrena en los cines españoles el 12 de diciembre.