Compartir

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El tenista suizo Roger Federer se ha retirado de la final de la Copa de Maestros, que debía celebrarse este domingo ante el serbio Novak Djokovic en el O2 de Londres, por una lesión en la espalda de la cual no pudo recuperarse a tiempo y que sufrió en la semifinal ante su compatriota Stanislas Wawrinka.

El de Basilea, que buscaba su séptimo título de Maestro en su novena final, tuvo que batallar este sábado durante casi tres horas con el de Lausana en una semifinal que terminó cercana la media noche. Después de salvar cuatro bolas de partido, Federer terminó llevándose el mejor partido visto en esta edición del torneo que reúne a los ocho mejores tenistas del año.

Sin embargo, la intensidad del partido le pasó factura, llevándole a renunciar a la final. “Desafortunadamente, no estoy en condiciones de jugar el partido de esta noche. Desearía que no fuese así. He trabajado todo el año para estar aquí y no quería que terminase de esta manera. He intentado recuperarme de todas las maneras desde anoche, pero no puedo competir al mismo nivel que Djokovic. Sería muy arriesgado jugar y espero que lo entendáis”, indicó sobre la pista azul del O2.

“He querido salir personalmente para disculparme ante vosotros. Ha sido una gran semana para mí. He jugado muy bien y me encanta venir al 02 y a Londres, me traen muchos buenos recuerdos. Felicidades por supuesto a Djokovic, que ha firmado una espectacular temporada y también un gran torneo”, añadió.

“Gracias a todos los que habéis venido y habéis gastado mucho dinero para estar aquí. Realmente lo tenemos en cuenta y, particularmente para mí, es una motivación para seguir compitiendo a mi edad. Espero poder volver el próximo año y tener la opción de competir por el título. Gracias a todos y hasta pronto”, finalizó.

Se trata de sólo la tercera vez en toda su carrera en la que Federer se ve obligado a retirarse de un torneo, todas ellas por molestias en la espalda. El número dos del mundo se retiró en 2008 de los cuartos de final de París y en las semifinales de Doha en 2012.

Federer cierra la temporada con cinco títulos. Un gran año en el que recuperó su mejor versión después de un mal 2013 y en cual tuvo opciones de terminar como número uno del mundo, después de empezarlo como octavo, hasta esta misma semana. Ahora, el de Basilea tendrá que apurar su recuperación si quiere completar su extenso palmarés con el único título que le falta, la Copa Davis cuya final se disputa el próximo fin de semana en suelo francés.