Compartir

Asegura que no basta con pedir perdón y reclama de nuevo que comparezca en el Parlamento por el “bien de la democracia española”

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado este miércoles que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, está “asediado por la corrupción” y le ha emplazado a ser “implacable y contundente”. A su entender, no basta con pedir perdón y le ha exigido que ofrezca explicaciones en sede parlamentaria.

“Lo suyo no es el caso de una única y exclusiva manzana podrida”, ha espetado Sánchez a Rajoy durante el debate sobre el Consejo Europeo celebrado en el Congreso, en el que ha asegurado que el Ejecutivo del PP “no es la mejor tarjeta de presentación” en Europa.

Sánchez ha insistido en que pedir disculpas a los ciudadanos no es suficiente. “Usted ayer pidió perdón por los nombramientos que había hecho en el pasado. Y me pregunto ¿a qué nombramientos se refiere? Si se refiere a la señora Mato, que sigue siendo miembro del Consejo de Ministros, si se refiere a la señora de Cospedal, al señor Acebes o al señor Bárcenas. Todos son nombramientos suyos”, ha enfatizado.

Tras afirmar que la corrupción es “veneno para la democracia” y que se está extendiendo una “injusta sospecha” sobre los políticos, ha subrayado que lo que prueba la voluntad de extirparla es si se actúa o no con firmeza contra los corruptos.

“Por eso, yo no voy a caer en el 'y tú más'. Yo digo 'y yo más', yo más contundente, yo más implacable y yo más ejemplar cuando existan casos de corrupción en el Partido Socialista”, ha proclamado Sánchez.

“EL PROBLEMA DEL PP SON SUS DIRIGENTES, NO LOS MILITANTES”

Dicho esto, ha instado a Rajoy a tomar medidas contra los corruptos, sin esperar a que se den de baja como, a su juicio, ha ocurrido con el expresidente de Bankia y exministro de Economía, Rodrigo Rato.

El líder del PSOE se ha mostrado convencido de que la mayoría de militantes y cuadros de “todos” los partidos, incluido el PP, “son personas decentes que trabajan por el bien de los ciudadanos”. Pero ha subrayado que “el problema del PP no son sus militantes sino sus dirigentes”.

Una vez más, ha lamentado que a Mariano Rajoy le “cueste” acudir al Parlamento a ofrecer explicaciones sobre este asunto y le ha emplazado a hacerlo, “no por el bien del Partido Popular, sino por el bien de la democracia española”.

“Ayer pidió disculpas, pero ni al Congreso ni al Senado se viene a pedir perdón sino a dar explicaciones, a rendir cuentas y a asumir responsabilidades políticas. Por tanto, menos disculpas y más explicaciones”, ha concluido, recibiendo una larga ovación de la bancada socialista, puesta en pie.