jueves, 1 octubre 2020 0:16

El 80% de muertes por parada cardiorrespiratoria son en el domicilio y la mayoría de los testigos no sabe cómo actuar

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Aproximadamente un 80 por ciento de los fallecimientos por PCR se producen en el domicilio de los pacientes, y la mayoría son presenciados por familiares o amigos. Pese a ello, en el 80 por ciento de los casos los testigos no realizan ninguna maniobra sobre el enfermo.

Así lo ha advertido este jueves el Consejo Europeo de Resucitación Cardiopulmonar con motivo de la celebración del Día Europeo de Concienciación del Paro Cardíaco, que lleva por lema 'Tus manos pueden salvar la vida de un ser querido'.

Y es que, las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en España. En concreto, más de 70.000 personas sufren cada año un infarto agudo de miocardio (IAM), de los cuales alrededor de 30.000 mueren por parada cardiorrespiratoria (PCR) antes de llegar al hospital, una cada 20-23 minutos todas las horas del día y todos los días del año. Esta cifra es más de 10 veces superior a la de los accidentes de tráfico.

En este sentido, el Consejo ha recordado que diversos estudios han demostrado que la supervivencia de los pacientes que sufren una PCR se ve favorecida por la realización de una serie de acciones secuenciadas, lo que se conoce como cadena de supervivencia. No obstante, sólo reciben maniobras de RCP básica uno de cada cinco pacientes que sufren una PCR fuera del hospital.

“En aquellos países con una tasa de realización de RCP por testigos alta, como Suecia o Japón, el porcentaje de supervivencia de estos pacientes puede llegar hasta el 50 por ciento. En España, desgraciadamente, la situación es bastante peor”, ha explicado el presidente del CERCP, Ignacio Fernández Lozano.

La realización de estas maniobras es particularmente efectiva cuando se inician precozmente. Diversos estudios demuestran que el tiempo transcurrido entre la instauración de la PCR y la iniciación de maniobras de RCP es uno de los factores pronósticos más importantes. De hecho, la posibilidad de supervivencia del paciente disminuye un 10 por ciento cada minuto que se demoran estas maniobras, por lo que sería deseable que se iniciaran en los 3-4 primeros minutos de la situación de PCR.

“Es misión, como recoge nuestro ordenamiento jurídico, de las instituciones públicas garantizar la asistencia sanitaria de los ciudadanos, formando a los profesionales sanitarios y a otros posibles primeros intervinientes para que den una respuesta adecuada a la PCR y fomentando la difusión de las maniobras de RCP básica entre la población en general”, ha apuntado Fernández Lozano.

Para la realización de este objetivo, que podría ayudar a salvar hasta 100.000 vidas en Europa cada año, la Administración cuenta con la ayuda de las sociedades científicas relacionadas con la materia, que están integradas en el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar (CERCP).