Compartir

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El 90 por ciento de los ciudadanos que van a las oficinas de farmacia mantiene una relación positiva con su farmacéutico y se siente muy satisfecho con su labor y, de hecho, casi la mitad (49%) considera que sus conocimientos no están bien aprovechados, según los datos de un estudio presentado por la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC).

Los datos, presentados durante la jornada '¿Cómo debe ser la farmacia que necesita la población?', organizada por esta sociedad científica y Ratiopharm, pertenecen a la encuesta 'Refcom' en la que han participado más de mil usuarios de estos establecimientos, que no necesariamente debían padecer una enfermedad.

Además de resaltar la alta valoración que tienen de los farmacéuticos comunitarios, el estudio ha mostrado que un 20 por ciento de los ciudadanos opina que el asesoramiento de su farmacéutico le evita siempre o frecuentemente visitas innecesarias al centro de salud y un 43 por ciento afirma que las evita algunas veces. No obstante, el informe indica que existen áreas susceptibles de mejora.

Entre esas posibles mejoras destaca la búsqueda de una mayor y mejor integración de la labor de las farmacias comunitarias en el sistema sanitario, ya que solo el 15 por ciento de los farmacéuticos opina que la farmacia comunitaria está suficientemente integrada o aprovechada y está opinión es compartida por un 39 por ciento de la población.

Al respecto, las asociaciones de pacientes destacan también la necesidad de establecer una comunicación más fluida entre médicos y farmacéuticos para resolver los problemas relacionados con el uso inadecuado de los medicamentos, al tiempo que consideran que el farmacéutico comunitario tiene un papel trascendental en la adherencia de los tratamientos.

Otro aspecto mejorable es la imagen que la población general tiene de la farmacia comunitaria, pues solo un 9 por ciento considera que es exclusivamente un centro sanitario, mientras que un 41 por ciento opina que es un establecimiento comercial y un 47 por ciento que combina ambas facetas.

Además, aunque un 58 por ciento de la población acude al farmacéutico (ya sea siempre, frecuentemente o algunas veces) para resolver sus dudas sobre la medicación, un 41 por ciento de los ciudadanos afirma no acudir nunca por este motivo.

SERVICIOS FARMACÉUTICOS MÁS VALORADOS

Según el estudio, los profesionales más valorados son los que prestan distintos servicios profesionales (participación en campañas sanitarias, determinación de parámetros bioquímicos, seguimiento farmacoterapéutico, cesación tabáquica, etc.), utilizan habitualmente las nuevas tecnologías de la información (un 42% usa las redes sociales) y son partidarios de revisar el actual sistema retributivo de la dispensación de medicamentos.

Respecto a los servicios farmacéuticos más valorados, existen algunas diferencias entre la población general y los colectivos de pacientes.

Así, mientras que los usuarios de farmacia apuestan por servicios como la cesación tabáquica, el análisis de colesterol y azúcar y la educación sanitaria para la prevención de enfermedades, las asociaciones de pacientes se decantan por la atención domiciliaria, el seguimiento farmacoterapéutico a los pacientes crónicos y el asesoramiento relacionado con el uso de medicamentos que no necesitan prescripción médica.

Para desarrollar con calidad estos servicios, la sociedad demanda la figura de un farmacéutico comunitario profesional, preparado, especializado y centrado en el paciente, para lo cual es necesario aumentar la integración de los farmacéuticos en el sistema sanitario y que los profesionales se sometan a un proceso constante de formación y actualización de conocimientos.