Compartir

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Las personas obesas que tienen una lengua significativamente más grande y con un mayor porcentaje de grasa tienen mayor riesgo de apnea obstructiva del sueño, según una investigación norteamericana, que señala este descubrimiento como nueva herramienta para predecir este trastorno entre la población adulta obesa.

El estudio, que ha sido publicado en 'Sleep', muestra que los participantes obesos con apnea del sueño tenían significativamente mayor volumen de lengua y un mayor porcentaje de grasa de la lengua que los pacientes obesos sin apnea del sueño, tras ajustar factores que podía confundir como la edad, índice de masa corporal (IMC), el género y la raza.

Un análisis más detallado ha revelado que el porcentaje de grasa en los participantes con apnea del sueño era específica mayor hacia la base de la lengua en la región retrolingual. “Este es el primer estudio que muestra que los depósitos de grasa se incrementan en la lengua de los pacientes obesos con apnea obstructiva del sueño”, ha explicado el autor principal, el investigador Richard J. Schwab, profesor del Departamento de Medicina y co-director de la Penn Centro del Sueño de la Universidad de Pennsylvania Medical Center, en Filadelfia (EEUU).

Además, ha añadido, “este trabajo proporciona la evidencia de un nuevo mecanismo patogénico que explica la relación entre la apnea obstructiva del sueño y la obesidad”. El tamaño de la lengua es una de las características físicas que deben ser evaluadas por el médico para determinar el riesgo de apnea obstructiva del sueño.

La identificación y el tratamiento de la apnea del sueño es esencial para gestionar óptimamente otras condiciones asociadas con esta enfermedad crónica, incluyendo la hipertensión, las enfermedades del corazón, la diabetes tipo 2, los accidentes cerebrovasculares y la depresión”, ha explicado el presidente médico de la Academia Americana del Sueño, el doctor Timothy Morgenthaler.

En el estudio participaron 90 adultos obesos con apnea del sueño y 31 obesos sin apnea del sueño que ejercieron de control en el estudio. Todos los sujetos se sometieron a una prueba de resonancia magnética (MRI), y mediante algoritmos de reconstrucción volumétrica se estudió el tamaño y la distribución de las vías respiratorias superiores de depósitos de grasa en la lengua.

Los autores afirman que, además del aumento del tamaño de la lengua, el aumento de la grasa puede poner en peligro el funcionamiento de los músculos que la unen hueso. Según los autores, los estudios futuros deben examinar la eficacia de la eliminación de grasa a través pérdida de peso, así como valorar la posibilidad de ejercicios de las vías respiratorias superiores o la cirugía como un tratamiento potencial para la apnea del sueño.