Compartir

En el pasado pleno de este mes de septiembre se trató uno de
los temas más candentes del municipio, el conflicto laboral con Ana Garrido.
Susana Sánchez Campos tomó la palabra para explicar la postura del Ayuntamiento
ante dicho caso.

En primer lugar quiso manifestar que el Ayuntamiento si
bien respeta las resoluciones judiciales, no comparte el contenido de esta
sentencia del TSJ y por tanto no siendo firme se va a proceder al recurso de la
misma para que sea declarada nula por el Tribunal Supremo.
 Acto seguido quiso hacer un recorrido por los
antecedentes a estas sentencias. Explicó que cuando Ana Garrido se incorpora en
el año 2011 tiene un objetivo claro que es mejorar las condiciones económicas que
tenía en el Ayuntamiento de Boadilla
antes de pedirse una excedencia
voluntaria.

En primer lugar se presentó una reclamación de cantidad
solicitando una deferencia retributiva por el ejercicio de unas funciones que
ella había desempeñado. Actualmente esta demanda tiene una estimación parcial y
la parte que ella pretendía no se la ha otorgado el Juzgado de lo Social Número
1 de Móstoles. “Casualmente un par de días antes, previos a la  vista y según me comenta Adolfo Arias, Ana
Garrido le dijo que había presentado una demanda solicitando la rescisión de su
contrato de trabajo con este Ayuntamiento por voluntad del trabajador y que solicitaba
 una indemnización de 185.000 euros. (85.000
euros por despido improcedente y 100.000 por el daño y el acoso que había sufrido
por el gobierno de la anterior legislatura
).”, explicó Susana Sánchez Campos.

“Esos 100.000 euros  que
solicita son por daños morales que ella considera irrogados por ser testigo en
el caso Gürtel. Pero lo que nadie dice es que la justicia no le ha dado la
razón y no le ha concedido esos 100.000 euros por haber sido testigo en el caso Gürtel. 
De hecho los magistrados concluyen que el
estado de ansiedad y de otras terminologías que dice la sentencia, no se debe a
la situación vivida por el Ayuntamiento de Boadilla del Monte. Lo curioso es
que la palabra Gürtel no consta en ninguna de las sentencias recaídas. Es decir
Ana Garrido no se ha visto perjudicada por el Ayuntamiento por nada respecto al
caso Gürtel.”, prosiguió la concejal.

Según explica Susana Sánchez Campos, el  Ayuntamiento ha intentado por vía
jurisdiccional resolver este conflicto laboral. De hecho se le planteó en la
sala del TSJ que viendo que lo que Ana Garrido quería era no estar en el Ayuntamiento,
resolver el contrato entre ambas partes.
Otra cosa que le llama la atención a
la concejal es que Ana Garrido solicita la rescisión de su puesto de trabajo, no
la vulneración de sus Derechos Fundamentales para poder incorporarse a sus
puesto de trabajo de una manera pacífica que sería lo normal en estos casos.

La concejal de Personal quiso añadir algo que para el equipo
de gobierno es muy importante y relevante y que quería que conociesen los allí
presentes: “En esta situación les voy a decir que si ustedes creen de verdad
que una acosada puede invitar a su acosador a su cumpleaños,  si una acosada le pide a su acosador permiso
retribuido Off The Record para irse a ver a su abogado el día antes de
presentar una demanda y el acosador se lo concede o que una acosada tiene un
trato afectivo, cariñoso normal con su acosado
,  deberían verlo porque esto está aportado en
los autos y creemos el equipo de gobierno que es algo importante que ustedes
pudiesen conocer y está a su acceso”