Compartir

Defiende que Pujol no es corrupto y se cree que no ha tenido cuentas personales no declaradas

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha afirmado este domingo que nunca ha cometido corrupción –tampoco vinculada a presuntos negocios ilícitos de los hijos del expresidente Jordi Pujol– y ha dicho que no es consciente de haber cometido nunca una irregularidad administrativa.

En una entrevista de La Sexta recogida por Europa Press, ha matizado que “hoy corrupción es cualquier pequeña irregularidad”, por lo que no puede negar tajantemente haber cometido alguna irregularidad administrativa sin querer a lo largo de su vida.

“Soy de los que devuelven el dinero cuando me pagan en exceso”, ha dicho: como ejemplo, ha recordado que devolvió al Ayuntamiento de Barcelona un dinero que le pagó cuando ya no le correspondía porque había dejado de ser concejal para trabajar en la Generalitat.

Sobre las acusaciones de financiación ilegal de su partido, CDC, a raíz del caso Palau, las ha rechazado una vez más, pero ha reiterado también: “No puedo controlar hasta el último milímetro si ha pasado algo o no ha pasado nada”.

“Si ha habido alguna aportación irregular o no correcta estéticamente, hay que devolver hasta el último céntimo, y lo hemos hecho ya”, ha recordado, ya que CDC devolvió dinero correspondiente a un convenio que suscribieron con la institución.

También ha negado las acusaciones en general de que durante los gobiernos de CiU ha habido comisiones ilegales, y ha recordado que eso ya lo han investigado muchas veces, desde Fiscalía hasta el Parlament: “Hasta donde yo conozco, no hubo comisiones. Hubo una financiación correcta de CDC y de CiU”.

En cuanto a la administración autonómica, ha respondido: “Creo poder decir que el funcionamiento actual de la Generalitat es correcto, austero y transparente, y estoy muy comprometido personalmente con eso”.

CASO PUJOL

Sobre el caso Pujol, ha confiado en la palabra del expresidente catalán porque el propio Jordi Pujol le dijo que no ha sido nunca titular de cuentas bancarias en el extranjero no declaradas.

También confía en la afirmación de que el dinero irregular de la familia Pujol en el extranjero procede de la herencia del padre del expresidente: “Sí me lo creo; claro que me creo lo de la herencia”, aunque admite no haber visto ningún documento.

El presidente confía así en lo que su predecesor ya le ha dicho privadamente, aunque la confesión de dinero familiar en el extranjero sin regularizar es clara, y lo desaprueba: “También le he hecho preguntas, y he tenido que tomar decisiones con él muy duras”, en alusión a que se le ha despojado de privilegios de expresidente.

Ha comentado que no vio la comparecencia parlamentaria de Pujol, quien advirtió textualmente ante la cámara de que, si se toca la rama de un árbol, pueden caer todos, incluidos los nidos: Mas no interpreta esto como amenaza de nada, aunque admite que no sabe el contexto de esa frase; pero tiene entendido que algunos grupos no tuvieron “cortesía parlamentaria” con Pujol.

Pese a todo, no cree que Pujol sea un corrupto, porque esa palabra sólo define a “una persona que se aprovecha directamente de su cargo público para lucrarse”, mientras que su antecesor no se mueve por el dinero.

Aun así, al preguntársele si pondría la mano en el fuego por él, ha respondido: “No puedo poner la mano en el fuego por nadie excepto por mí; no por Pujol: por nadie que no sea yo”.

Por eso, ha sostenido que él se siente limpio de corrupción, y también se ha desvinculado económicamente de los hijos del expresidente: “Nunca he tenido vínculos con los negocios de los hijos del señor Pujol”.

Artur Mas ha reiterado además que todas sus cuentas bancarias y de su mujer siempre han estado en entidades radicadas en Cataluña.