Compartir

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El PSOE ha presentado una iniciativa en el Congreso de los Diputados en la que insta al Gobierno a eliminar en los Presupuestos Generales del Estado los actuales límites de la tasa de reposición del personal docente y de investigación de las Universidades, permitiendo la adecuada renovación de sus plantillas y la posible promoción de sus profesores.

Se trata de una proposición no de ley, recogida por Europa Press, que ha sido promovida por la portavoz socialista en materia de Universidades, Angelina Costa, para su debate en el Pleno de la Cámara Baja, quien a su vez pide que se respete la autonomía universitaria recogida en la Constitución, sin perjuicio de la autorización de costes de personal prevista en la Ley de Universidades.

Así, denuncia que, durante los ejercicios 2012, 2013 y 2014 las Leyes de Presupuestos Generales del Estado han obligado a reducir el 90% de las plazas del personal universitario que se ha jubilado o causado baja por alguna otra circunstancia.

Es más, sostiene que la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha planteado, “sin éxito”, alternativas al Gobierno durante los últimos años.

De igual modo, asegura que ante la próxima entrada de los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso este próximo martes, los rectores han vuelto a poner sobre la mesa una propuesta que pretende que se detenga el deterioro de la plantilla de personal docente e investigador de las universidades públicas, atendiendo a las condiciones particulares que deben reunir los que se inician o, en su caso, progresan en la carrera académica de la enseñanza superior.

“UNA MERMA”

“La aplicación durante estos tres últimos años de la citada tasa de reposición nos ha conducido a una inevitable merma de la calidad de nuestras Universidades públicas”, agrega la socialista, al mismo tiempo que insiste en que durante estos últimos tres años, la “rígida aplicación” de la normativa ha llevado “inevitablemente” a una situación insostenible para la Universidad.

En primer lugar, dice que se ha producido una disminución en la captación de talento y reducción de capital humano en las universidades, con consecuencias como la reducción de efectivos de 4.653 profesores desde el año 2011 hasta el 2013.

Asimismo, apunta a la interrupción “prácticamente total” del flujo de renovación del talento docente e investigador, y la paralización de la incorporación del talento más joven. “Todo lo cual conducirá a una pérdida de capacidad de innovación y de trasferencia de conocimientos a la economía productiva y a la competitividad de nuestro país”, lamenta Angelina Costa.

Además, avisa de que se ha originado una “amenaza severa” para el normal desarrollo de la actividad universitaria y “riesgo de colapso” para aquellas universidades con una pirámide de edad más madura.

Según los estudios realizados por las universidades, la responsable socialista recuerda que si se mantuvieran las condiciones actuales, en 2020 supondría una grave amenaza para el normal desarrollo de la actividad universitaria.

“No sólo por la pérdida de profesores, que supone la imposibilidad de su renovación, sino también porque el número de estudiantes universitarios se ha mantenido estable en los últimos cursos (alrededor de millón y medio) y la producción científica ha continuado creciendo (en 2012 se produjo un incremento del 12% con respecto a 2010)”, añade.

“GRAVES EFECTOS SOBRE LA CARRERA PROFESIONAL”

De todo ello, Costa cree que se derivan “graves efectos” sobre la carrera profesional de los profesores universitarios cuyo progreso en la misma, a diferencia de cualquier otro ámbito de la administración, se caracteriza por la exigencia de una serie de requisitos, tanto al inicio como en el progreso profesional, como son el estar en posesión de la titulación de doctor y la evaluación positiva de los méritos curriculares (docentes y de investigación) de los aspirantes a ocupar un puesto docente permanente.

Igualmente, argumenta que la carrera profesional de los profesores universitarios se basa en la evaluación permanente de su actividad académica y en la acreditación externa a la universidad de sus méritos académicos.

“Con una tasa de reposición tan exigua y su interpretación se limita al máximo la posibilidad de incorporar nuevos puestos permanentes y no permanentes a la Universidad”, apostilla la socialista andaluza.

Además, cree que se excluye, en algunos casos de forma definitiva, las justas aspiraciones de estabilización de jóvenes y competentes profesores e investigadores, y limita de forma desproporcionada y discriminatoria las posibilidades de promoción del personal docente e investigador de las universidades e imposibilita que se pueda llevar a cabo la carrera profesional del profesorado universitario.