Compartir

KARACA (TURQUÍA), 26 (Reuters/EP)

Combatientes de Estado Islámico continúan su avance hacia la estratégica localidad en el norte de Siria fronteriza con Turquía este viernes, enfrentándose a las fuerzas kurdas, lo que ha provocado que al menos dos proyectiles hayan caído en territorio sirio, según testigos.

Estado Islámico lanzó una ofensiva para intentar capturar la localidad fronteriza de Kobani hace más de una semana, asediándola desde tres lados. Más de 140.000 kurdos han huido de la ciudad y de localidades cercanas dede el viernes pasado, cruzando hacia Turquía.

Los yihadistas suníes parecen haber tomado el control de una colina desde donde los combatientes del YPG, el principal grupo armado kurdo en el norte de Siria, les ha estado atacando en los últimos días, 10 kilómetros al oeste de Kobani, según un corresponsal de Reuters.

Los estallidos de artillería y de ametralladoras se escuchaban desde el otro lado de la frontera y al menos dos proyectiles han caído en un viñedo en el lado turco. Por el momento no hay datos de víctimas en Turquía y la Policía paramilitar ha llegado para inspeccionar la zona.

“Tenemos miedo. Estamos cogiendo el coche y nos marchamos hoy”, ha afirmado el propietario del viñedo, Huseyin Turkmen, de 60 años, mientras se escuchaban de fondo los disparos en las colinas sirias al sur.

Las fuerzas kurdas dijeron el jueves que habían repelido el avance sobre Kobani por los combatientes de Estado Islámico pero han pedido que los bombardeos aéreos encabezados por Estados Unidos ataquen los tanques y el armamento pesado de los insurgentes.

La situación estratégica de Kobani ha estado impidiendo a los insurgentes suníes de consolidar sus logros en el norte de Siria. El grupo intentó tomar la localidad en julio pero fue repelido por las fuerzas locales respaldados por combatientes kurdos llegados de Turquía.