Compartir

Francisco Moreta, vecino de Boadilla del Monte, e Íñigo Bordiú son dos jóvenes aspirantes a cineastas afincados, por el momento, en Nueva York, donde realizan un máster de dirección cinematográfica tras acabar sus estudios en nuestras respectivas universidades.

Después de acabar el año de estudios en Nueva York, han estado trabajando durante un año en prácticas con una clase de visado que les da la oportunidad de permanecer legalmente en el país durante 12 meses tras la finalización de sus estudios para poder trabajar. Ese permiso de trabajo está a punto de expirar y están metidos de lleno en los trámites para obtener una visa denominada O-1 o de Artista, que les daría la posibilidad de permanecer en Estados Unidos durante tres años más, pudiendo trabajar legalmente en cualquier rama dentro del ámbito cinematográfico.

Francisco Moreta y su compañero Íñigo Bordiú han rodado cuatro cortometrajes que a ambos les han servido como ensayo, estudio y práctica de sus crecientes aptitudes para el desarrollo de una carrera cinematográfica.

En Estados Unidos han logrado colocar tres de sus cortometrajes en festivales. El primero, “No Esperes”, una historia de superación de una mujer maltratada con tintes de terror y ciencia-ficción, rodado en España, espera el fallo del jurado en festivales tan prestigiosos como el Telluride Horror Show o el FantasticFest. Otros dos de sus cortos, “TheLastNight”, una historia sobre dos hermanos cuyas mentiras y secretos desembocan en una tragedia, rodado en Atlantic City, y “10 Minutes Left”, una historia de acción y misterio en la que un grupo de ladrones han de descubrir a un traidor entre ellos, rodado en Nueva York, aguardan la decisión de festivales como el Seattle Short Film Festival o el Williamsburg International Film Festival.

En Agosto rodaron un cortometraje llamado “White Roses In The Dark”, dirigido por Mariana de Araújo. Trabajaron en el departamento de cámara y cinematografía junto a Tomás Velásquez, que colaboró con ellos como jefe de eléctricos. El cortometraje es una historia de superación personal que narra las desventuras de una joven con un pasado oscuro y que tiene que enfrentarse a sí misma y a sus miedos para lograr comprender su compleja forma de ser y los trágicos eventos que suceden a su alrededor. El cortometraje se rodó durante 5 días en los Rollin Studios de Brooklyn y, hasta la fecha, es el proyecto con el presupuesto más amplio en el que han colaborado.