Compartir

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El PP ha decidido finalmente dar marcha atrás y retirar su apoyo a la moción que había pactado con el PSOE sobre las prioridades económicas que el Gobierno debería defender en las próximas cumbres europeas, por lo que el Pleno del Congreso ha votado finalmente el texto original de los socialistas, que ha sido rechazado por los 172 votos de los 'populares', Unión del Pueblo Navarro (UPN) y Foro Asturias (FAC).

Aunque la noche del día anterior se daba por supuesto que 'populares' y socialistas reeditarían el pacto en materia europea que en junio de 2013 alcanzaron Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, al haber pactado una moción que por la mañana defendieron los portavoces en materias europeas de ambas formaciones, por la mañana el PP ha comunicado al principal partido de la oposición que retiraba su respaldo a ese texto.

De este modo, a la hora de votar la moción el presidente del Congreso, Jesús Posada, ha anunciado que se tendría en cuenta el texto original del PSOE, que se presentó tras la interpelación al ministro de Economía, Luis de Guindos, de la semana pasada. Una moción que ha recibido el respaldo de PSOE, UPyD, CiU, PNV y CC-NC, y el rechazo de PP, UPN y FAC. La Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y el resto del Grupo Mixto han optado por la abstención.

DIFERENCIAS EN LA EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El contenido de ambas versiones difería fundamentalmente en la exposición de motivos, ya que la propuesta original del principal partido de la oposición se reclamaba un “cambio de rumbo absoluto en las políticas que la derecha ha impuesto en Europa”, que se han demostrado “insuficientes y equivocadas” y que sólo han logrado “imposibilitar cualquier atisbo de reducción del desempleo a pesar del enorme sacrificio que los ciudadanos europeos están realizando en materia de recortes de derechos sociales”.

“La necesidad de una rectificación inmediata exige forjar un nuevo Pacto europeo por la competitividad, el trabajo y la cohesión social, semejante al logrado tras la Segunda Guerra Mundial”, añadían los socialistas, haciendo hincapié en que dicho acuerdo deberá contar con el consenso de los actores sociales y políticos europeos, y que además debería ser de amplio espectro.

Sin embargo, las propuestas concretas de la moción apenas variaban entre el texto original y el acordado entre el PP y el PSOE, que otras formaciones como UPyD, CiU y PNV ya habían anunciado que respaldarían.

Así, apenas quedaban fuera algunas medidas como promover un cambio para que el Banco Central Europeo (BCE) se ocupe tanto de controlar la inflación como de fomentar el empleo, que se promueva una depreciación del euro frente a otras divisas, o que se trabaje en crear un marco de salarios mínimos y de derechos laborales común a todos los estados miembros.

Por contra, el grueso de las iniciativas constaban en ambos textos: luchar contra los paraísos fiscales, avanzar hacia un verdadero presupuesto comunitario, coordinar las políticas fiscales nacionales, aprobar un Plan de Crecimiento e Inversiones, destinar 300.000 millones en tres años a inversiones productivas, promover las fusiones entre pymes para aumentar su tamaño, buscar nuevas facilidades de acceso a la financiación, culminar la integración bancaria o generar una “auténtica” política industria, tecnológica y energética europea, entre otras cosas.

Con respecto al empleo, se proponía un “impulso decidido” al diálogo social y la negociación colectiva, a un mercado europeo de trabajo donde las cotizaciones y derechos se porten íntegramente entre los diferentes estados y a un plan de empleo juvenil con más recursos, entre otras medidas.

SIN EXPLICACIONES

El portavoz del PSOE en la Comisión Mixta de la UE, Juan Moscoso del Prado, ha explicado a Europa Press que por la noche “quedó cerrado” un texto pero que, a la mañana siguiente y “sin más explicaciones”, el responsable de Exteriores del PP, José María Beneyto, le ha comunicado el cambio de criterio y que finalmente no se apoyaría la moción.

Una postura que el diputado navarro interpreta en clave electoral, argumentando que “el Gobierno ha decidido no hacerse la foto con el decálogo del PSOE”. “Han valorado la oportunidad de política de reconocer públicamente esa propuesta, aunque es evidente que la comparten porque llegamos a un acuerdo”, ha dicho.

Y es que el contenido de la moción que finalmente se ha votado –y, por tanto, de gran parte del texto transaccionado– coincide con las diez propuestas que los socialistas presentaron al Gobierno el pasado mes de agosto, poco antes de que el presidente Rajoy se reuniera con la canciller alemana, Angela Merkel.

Unas líneas básicas que “asumen todos los gobiernos de Europa” y otras instituciones como el FMI, la OCDE o el Banco Central Europeo (BCE), según señala Moscoso del Prado, y que a su juicio se convertirá en la “posición común del próximo Consejo Europeo y de la reunión que se celebrará el 8 de octubre” a propuesta del primer ministro italiano, Mateo Renzi- “Y España llegará tarde, es una pena”, ha insistido.

“Es una lástima que, reconociendo la necesidad de dar un giro radical a la política económica en Europa, el PP siga sin atreverse a reconocerlo y decirlo públicamente. El Gobierno del PP ha desaprovechado hoy una nueva ocasión, al igual que ya hizo Rajoy con Merkel en Santiago de Compostela, para defender claramente el cambio en la política económica que debe aplicar Europa”, concluye el diputado.