Compartir

El 40% de los autores terminan suicidándose y muchos buscan emular matanzas famosas como las de Columbine o Virginia Tech

NUEVA YORK, 25 (Reuters/EP)

Un total de 486 personas han muerto en 160 tiroteos registrados en los últimos catorce años en Estados Unidos, lo que demuestra que este tipo de incidentes se producen cada vez con más frecuencia, según un análisis publicado este miércoles por la Oficina Federal de Investigación (FBI).

Según el informe, hubo una media de 16,4 incidentes con tiradores activos desde 2007 hasta 2013, más del doble de la media de 6,4 que hubo entre 2000 y 2006.

Los tiroteos activos, que el informe define como incidentes no directamente vinculados a la violencia de bandas o drogas y en los que la Policía y ciudadanos tuvieron tiempo de influir en el resultado, se producen con más frecuencia en lugares de negocio, donde se registraron el 46 por ciento de los casos, seguidos de escuelas, donde tuvieron lugar el 24 por ciento.

El informe ha sido publicado un día después de que un hombre que había sido despedido recientemente de su trabajo en un centro de distribución de UPS en Birmingham, Alabama, matara a dos supervisores en el lugar antes de suicidarse.

Ese final, el tirador quitándose su propia vida, es común en los acontecimientos analizados por el FBI, con el 40 por ciento de los tiradores volviendo sus armas contra sí mismos. La Policía disparó y abatió al atacante en el 13 por ciento de los casos analizados.

Los incidentes más sangrientos se produjeron en 2007, en el tiroteo en la Universidad University, donde murieron 32 personas, y la masacre de 2012 en la Escuela Elemental Sandy Hook, donde murieron 27 personas pero no el asaltante.

Responsables del FBI han subrayado que muchos de los autores de los disparos habían estudiado tiroteos anteriores, particularmente algunos famosos como el de Virginia Tech, Sandy Hook o el ataque de 1999 al instituto Columbine en Colorado, donde dos tiradores mataron a doce estudiantes y un profesor. Este incidente no está incluida en los 160 contabilizados por el FBI.

ESTUDIAN OTROS TIROTEOS

“Muchos agresores analizan delitos pasados, particularmente algunos conocidos como Columbine, Virginia Tech y Sandy Hook, y estudian e investigan estos ataques”, ha explicado Andre Simons, un agente especial supervisor del FBI, en un briefing en Washington.

“A menudo encuentran inspiración y muy a menudo intentan emular o copiar estos delitos en particular. Así que el fenómeno de plagio es real”, ha añadido.

En el 13 por ciento de los casos, peatones desarmados o personal de escuelas hicieron frente al tirador, poniendo fin al ataque sometiéndole hasta que llegó la Policía. Según el FBI, eso sugiere que tanto la Policía como los civiles se beneficiarían de entrenamiento sobre cómo gestionar este tipo de incidentes.

“Es importante también, que el entrenamiento y los ejercicios no incluyan solo comprender las amenazas a las que se enfrentan sino también los riesgos y opciones disponibles en un incidente de un tirador activo”, subraya el informe.

14.000 ASESINATOS AL AÑO

Richard Parker, de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, ha destacado que estas cifras son mínimas en comparación con los alrededor de 14.000 asesinatos y 1,15 millones de delitos violentos que se registran al año en Estados Unidos.

“Reciben más atención de la que estadísticamente representan porque son tan poco frecuentes”, ha opinado Parker. “Hay que preguntarse dónde se produce el grueso de los asesinatos y esto ni siquiera califica como una minoría significativa. Es una fracción muy, muy pequeña”, ha subrayado.