Compartir

Era investigado desde hace tres meses y preocupaba por su creciente radicalismo

SIDNEY, 24 (EUROPA PRESS)

La Policía australiana temía que el joven de 18 años que murió el martes abatido a tiros frente a una comisaría en Melbourne pudiera intentar decapitar a los agentes con los que se había citado para una entrevista, ha informado el diario 'Sydney Morning Herald'.

El joven, que murió por los disparos de agentes de la Policía tras apuñalar a dos de ellos, aceptó acudir ese día a una entrevista en la comisaría de Endeavour Hills pero pidió expresamente a los agentes que se vieran en el aparcamiento del recinto, no en el interior del edificio.

Según el diario australiano, el joven, que ha sido identificado como Numan Haider, llegó a la cita armado con un cuchillo pequeño, con el que atacó a un agente de la Policía Federal australiana y a otro de la Policía de Victoria, y con otro cuchillo más grande y una bandera del Estado Islámico.

Los investigadores creen que su objetivo podría ser decapitar a los agentes con los que había quedado y envolverlos en la bandera del Estado Islámico para fotografiarles y difundir las imágenes por Internet y por las redes sociales.

Haider estaba siendo investigado desde hace tres meses porque había experimentado un proceso de radicalización. Sus compañeros de instituto han asegurado que no mostraba un comportamiento violento. La Policía ha explicado que formaba parte de un grupo de activistas islámicos de Melbourne que compartían mensajes violentos en las redes sociales.

PASAPORTE SUSPENDIDO

Por esos motivos, la Policía Federal decidió suspender su pasaporte para impedirle abandonar el país y decidió citarle para una entrevista en una comisaría. “Nadie sabía que tenía en la cabeza”, ha explicado un importante mando policial.

Por su parte, el líder del grupo islámico al que pertenecía Haider no ha querido pronunciarse sobre el joven ni sobre el suceso en el que murió. Harun Mehicevic, también conocido como Abú Talha, se ha limitado a señalar que su organización publicará próximamente un comunicado.

Su grupo, conocido como Al Furqan, apareció en los medios de comunicación en 2012 por su supuesta relación con actividades extremistas, incluida la financiación de grupos rebeldes en Siria.

LLAMABA “PERROS” A LOS AGENTES POR LA “GUERRA CONTRA EL ISLAM”

El joven abatido a tiros frente a la comisaría era conocido en las redes sociales porque había publicado mensajes en los que llamaba “perros” a los agentes de la Policía Federal (AFP) y de la Agencia de Inteligencia australiana (ASIO) por apoyar la “guerra contra el islam”.

“No nos fijemos en otras cosas. El principal mensaje que estoy mandando con mis estados y mis fotos va para los perros de la Policía Federal y de la ASIO, que han declarado una guerra contra el islam y los musulmanes”, escribió Haider, en un mensaje publicado en su página de la red social Facebook y difundido por 'The Australian'. Este diario también ha publicado una imagen de su cuenta en la que aparece con una bandera negra y encapuchado y otra en la que sale posando con dos amigos.

El jefe de la Policía de Victoria, el comisario Ken Lay, no ha querido confirmar que el joven abatido es Numan Haider pero sí ha dado detalles sobre el comportamiento que tenía y que causó preocupación a los agentes por su creciente radicalismo.

“Lo que vimos nos preocupó, lo que nos llevó a poner interés en él”, ha dicho. “La semana pasada conocimos algunos comportamientos suyos que nos provocaron una seria preocupación”, ha añadido. “Por ello, le hicimos al fallecido que viniera a tener una charla. Lo que vimos la pasada noche fue el resultado de esa solicitud”, ha asegurado.

El joven apuñaló primero a un oficial de la Policía de Victoria, que intentó saludarle estrechándole la mano y, acto seguido, atacó con tres o cuatro cuchilladas en el cuerpo, el cuello y la cabeza a un oficial de la Policía Federal, lo que le dejó herido en estado grave pero estable.