Compartir

Estado Islámico se ha hecho con un centenar de localidades en la zona y numerosas más han sido abandonadas por miedo por su habitantes

GINEBRA, 23 (Reuters/EP)

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha informado este martes de que 138.000 sirios kurdos han buscado refugio en la vecina Turquía en los últimos días huyendo de la ofensiva del Estado Islámico sobre la ciudad kurda de Kobani, en el norte de Siria.

La agencia de la ONU ha precisado que está elaborando planes de contingencia para que los 400.000 residentes de esta localidad puedan huir hacia Turquía, que mantiene dos pasos fronterizos abiertos.

“Nos estamos preparando para la posibilidad de que toda la población huya hacia Turquía. Podría ocurrir cualquier cosa y la población de Kobani es de 400.000 personas”, ha explicado la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, en un briefing en Ginebra.

“No sabemos si todas estas personas huirán, pero nos estamos preparando para esa contingencia”, ha añadido. Según la portavoz, un primer envío por aire de suministros para hasta 200.000 personas está previsto que llegue al aeropuerto de Adana desde Amán, en Jordania, este miércoles, al que seguirán tres vuelos más esta semana.

PREOCUPACIÓN POR LA CAÍDA DE KOBANI

El portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville, ha reconocido en el mismo briefing que “nuestra principal preocupación en este momento sería si la propia Kobani, la localidad, cayera”.

Al menos 105 localidades en torno a Kobani han sido capturada por las fuerzas del Estado Islámico desde el pasado 15 de septiembre, incluidas al menos 85 durante el pasado fin de semana, ha indicado.

La oficina de Derechos Humanos de la ONU tiene información de que otras cien localidades han sido abandonadas o evacuadas por temor a ser capturadas, ha precisado el portavoz.

“Hemos recibido informes muy alarmantes de asesinatos deliberados de civiles, incluidas mujeres y niños, el secuestro de cientos de kurdos por Estado Islámico y el saqueo generalizado y destrucción de infraestructuras y propiedades particulares”, ha aclarado.

La región de Kobani, que tiene unas 440 localidad, acoge a entre 200.000 y 400.000 sirios desplazados de otras partes del país incluida Raqqa, Alepo y Homs, según Colville. “Así que potencialmente el movimiento de población podría ser mucho mayor de lo que lo ha sido aunque es muy grande y muy rápido”, ha advertido.

Las autoridades turcas están registrando a los sirios que llegan para asegurarse de que no son combatientes, “para mantener el carácter civil del asilo”, ha afirmado por su parte Fleming. Además, los niños están siendo registrados para recibir vacunas contra el sarampión y la polio, ha añadido.

La portavoz de ACNUR ha pedido apoyo para el Gobierno de Turquía y otros países vecinos, como Líbano, Irak, Jordania y Egipto, que ya acogen a más de 3 millones de refugiados sirios. “Si queréis ponerlo en proporción, estos 138.000 que acaban de llegar a Turquía representan alrededor del número que toda Europa ha acogido en los tres años de guerra en Siria”, ha subrayado.