Compartir

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) coordina un proyecto científico europeo en el que se están buscando nuevas técnicas para detectar el cáncer de mama y han visto que un método basado en fotoacústica puede convertirse en una alternativa a las mamografías o ecografías actuales.

Dicho proyecto, conocido como 'Oiltebia', ha celebrado su primera escuela de verano sobre técnicas láser y de imagen óptica para aplicaciones biomédicas estos días en el campus universitario de Leganés (Madrid), donde los investigadores de este consorcio han presentado sus trabajos y resultados preliminares con el resto de la red.

“Actualmente se investigan numerosas técnicas de imágenes biomédicas basadas en tecnologías láser y cada año se producen nuevos avances”, ha cometado el coordinador de 'Oiltebia', Horacio Lamela, responsable del grupo de Optoelectrónica y Tecnología Láser (GOTL) de la UC3M.

Entre las novedades estaría el uso de imágenes fotoacústicas para la detección de cáncer de mama, que frente a las radiografías ofrecen la ventaja de que no utilizan ningún tipo de radiación ionizante. Esta tecnología aprovecha la propiedad de generación de ondas ultrasónicas en los tejidos al ser iluminados con pulsos de luz cortos de alta energía.

Dichas señales que permiten detectar concentraciones de cromóforos (como hemoglobina oxigenada, hemoglobina desoxigenada y lípidos) y mapear los tejidos para encontrar angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de otros), un proceso que ocurre en la transformación maligna del crecimiento tumoral, explican los investigadores de la UC3M.

De hecho, han realizado un taller práctico durante la European Summer School sobre cómo adquirir este tipo de imágenes empleando el sistema LOIS (Laser Optoacoustic Imaging System), disponible en su laboratorio junto con un simulador de tejido mamario.

En el encuentro también se han presentado otras técnicas como la Tomografía Óptica Difusa, que permite estudiar el funcionamiento y afecciones del cerebro y otros órganos de manera no invasiva.

AVANCES EN 'HARDWARE'

Asimismo, los científicos también esperan ver importantes avances en materia de 'hardware', como el diseño de fuentes pulsadas para diodos láser de alta energía y caracterización de láseres para generación de ondas fotoacústicas.

Según ha explicado Lamela, existe un amplio trabajo de procesado de señales en donde pueden generar nuevos avances, tales como algoritmos de reconstrucción 3D o en fusión de imágenes de diferente naturaleza, como espectroscopia óptica y procesado de señales ultrasónicas.

“La utilización de diferentes longitudes de onda permite no sólo mapear los tejidos sino también detectar determinadas sustancias y sus concentraciones”, reconoce este experto.

Durante el proceso de investigación es difícil decir cuánto tiempo puede pasar hasta tener un dispositivo o sistema disponible en el mercado, explican los científicos, porque cuando se trata de introducir nueva tecnología en el entorno clínico se debe tener en cuenta cómo se produce dicha transferencia tecnológica.

PUEDEN TARDAR AÑOS EN ESTAR EN EL MERCADO

“Una tecnología prometedora puede tardar varios años en estar cien por cien disponible, pues tiene que pasar una serie de controles exhaustivos aun cuando los beneficios con respecto a técnicas que ya se utilizan sean evidentes”, comentan los científicos.

Las etapas de diseño, desarrollo y pruebas suelen ser iterativas para refinar la eficacia y eficiencia de los sistemas. posteriormente se deben llevar a cabo pruebas preclínicas y más adelante pruebas clínicas en humanos y todo requiere de una serie de certificaciones y estandarizaciones para ofrecer al usuario la máxima seguridad.

El objetivo del proyecto es ofrecer formación avanzada a investigadores que se inician en el campo de las nuevas técnicas láser de imagen ópticas biomédicas, cuyas aplicaciones abarcan desde la investigación básica y el descubrimiento de fármacos hasta novedosas imágenes para el diagnóstico clínico.

Sobre todo porque estas nuevas técnicas de imagen médica están empezando a pasar del laboratorio al hospital y en los próximos años va a resultar necesario contar con una nueva generación de expertos en las mismas.

En el proyecto participan científicos y tecnólogos expertos en aplicaciones biomédicas mediante técnicas láser e imágenes ópticas de una decena de países, como Alemania, España, Francia, Grecia, Italia y Países Bajos, además de socios industriales de Holanda, Italia o Suiza.