Compartir

Un grupo internacional de expertos sugiere que se formule dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030 de la ONU

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Una investigación realizada por un grupo internacional de 16 expertos sugiere que, de mantenerse y aumentarse los esfuerzos internacionales en atender la salud de la población, el número de muertes prematuras se podría reducir en un 40 por ciento durante las próximas dos décadas (2010-2030).

Una investigación, publicada en 'The Lancet', revela que, entre 2000 y 2010, sobre todo se redujo la mortalidad infantil, hasta un tercio en todo el mundo, en parte gracias a la puesta en marcha del Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) de Naciones Unidas (ONU).

El cambio más llamativo ha sido la reducción en dos tercios de la mortalidad infantil por enfermedades controladas por la vacunación (contra la difteria, la tos ferina, el tétanos, la poliomielitis y el sarampión), lo que pone de relieve lo que se puede lograr si se dirigen a un fin sanitario los esfuerzos internacionales.

Asimismo, en todo el mundo, excepto en los países donde los efectos del VIH o disturbios políticos predomina, la mortalidad se redujo sustancialmente. Desde 2000 al 2010, las tasas de mortalidad de menores de 70 años disminuyó 19 por ciento; un 34 por ciento en las edades de 0-4 años; un 17 por ciento en las edades de 5-49 años; un 15 por ciento en las edades de 50-69 años; un 30 por ciento para transmisibles, perinatales, maternas, o causas nutricionales; un 14% de las enfermedades no transmisibles; y el 13% de las lesiones (accidentes, suicidio u homicidio).

“La muerte en la vejez es inevitable, pero la muerte antes de la vejez no es”, ha señalado el co-autor Richard Peto, profesor de estadísticas médicas de la Universidad de Oxford, Reino Unido.

“En todos los países importantes, salvo cuando los efectos del VIH o disturbios políticos predominaron, el riesgo de muerte prematura ha ido disminuyendo en las últimas décadas, y van a caer aún más rápido en las próximas décadas si los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas consiguen que sea tomado más en serio”, explica.

PROPONEN QUE SE CONVIERTA EN UN OBJETIVO DE LA ONU

La Asamblea General de las Naciones Unidas en su reunión en Nueva York (EEUU) este mes está discutiendo 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2016-2030 para reemplazar a los actuales ODM que expiran a finales de 2015. El nuevo objetivo de salud debe ser “asegurar una vida sana y promover el bienestar de todo en todas las edades”, señalan los autores.

Este grupo internacional cree que uno de los objetivos de Naciones Unidas debe ser que en cada país se reduzca el 40 por ciento de todas las muertes prematuras. Para ello, ha explicado el autor principal, Ole Norheim, profesor de salud pública mundial en la Universidad de Bergen (Noruega), “vamos a necesitar una mejor atención sanitaria, intensificar los esfuerzos internacionales para controlar las enfermedades transmisibles, y para la prevención y tratamiento de las enfermedades no transmisibles”.

Los investigadores sostienen que con el compromiso político y los esfuerzos sostenidos para mejorar la salud, la tasa actual de disminución de muertes prematuras se puede acelerar aún más. “Hemos llegado a la conclusión de que una reducción del 40 por ciento de las muertes prematuras es realista en los países donde la mortalidad en el año 2030 no está dominado por las nuevas epidemias, disturbios o desastres políticos”, añadió el profesor Norheim.

Este estudio fue financiado por el Consejo Médico de Investigación del Reino Unido, la Agencia Noruega de Cooperación para el Desarrollo, Universidad de Toronto Centro de Investigación de la Salud Global y la Fundación Bill y Melinda Gates.