Compartir

Agradece los aplausos de sus compañeros del PP porque “hay días que uno lo necesita”

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha dicho desconocer dónde estará mañana o en el futuro, si bien ha asegurado que seguirá, allá donde esté, defendiendo los intereses del concebido y no nacido, así como las libertades de las mujeres, al mismo tiempo que ha destacado que defiende esta nueva regulación “no por motivos electorales, sino por profunda convicción”.

“Es muy difícil saber dónde estaremos cada uno de nosotros, hoy, mañana, dentro de un año, pero le aseguro una cosa: no sé dónde nos vamos a encontrar pero le aseguro que allí donde nos encontremos usted y yo a mí me encontrará defendiendo las libertades de las mujeres y defendiendo el derecho a la vida de los concebidos”, ha respondido el responsable de la Ley del Aborto del Gobierno en la sesión de control al Gobierno de este miércoles forzado por el PSOE.

Ruiz-Gallardón no ha aclarado si la reforma va a aprobarse en Consejo de Ministros, ni si va a dimitir si al final el proyecto de ley no sale adelante, a pesar de que la portavoz socialista de Igualdad, Carmen Montón, le ha preguntado si va a renunciar “de una vez” a la nueva regulación y si ha comprendido “que no se puede legislar en contra de la libertad de las mujeres”.

Ante las diversas informaciones de estos días que apuntaban a que finalmente el proyecto de ley no iba a salir adelante y que, en consecuencia, el titular de Justicia se estaba planteando dimitir, el PSOE decidió esta semana forzar la intervención de Ruiz-Gallardón en el Hemiciclo, para lo cual cambió a última hora una de sus preguntas.

Precisamente, este martes, en un desayuno informativo de Europa Press, fue el propio ministro el que explicó que posponía el proyecto de reforma de la Ley del Aborto porque su departamento debía “centrar todos los esfuerzos” esta semana en responder al “desafío soberanista” catalán, que exigirá la presentación de uno o varios recursos ante el Tribunal Constitucional.

Su intervención en el Pleno del Congreso ha cosechado los aplausos de los diputados del PP, un gesto que el propio ministro ha agradecido. Fuentes parlamentarias aseguran que se ha vuelto a sus diputados para decir: “Gracias, gracias, hay días que uno lo necesita”.

¿ES UNA DESPEDIDA?

A su salida del Hemiciclo, Gallardón ha sido preguntado si sus palabras sobre su futuro suponen una despedida: “Es para nota esa interpretación”, ha sentenciado entre risas.

Durante el debate, el responsable de Justicia ha acusado a los socialistas de estar “profundamente equivocados” porque ni él, ni nadie del Gobierno, ni del grupo parlamentario 'popular', ha legislado recortando la libertad de las mujeres. “Les digo a ustedes que si defender el derecho a la vida lo entienden como una incompatibilidad con la defensa de los derechos de las mujeres, están una vez más profundamente equivocados”, ha señalado.

Mientras, Carmen Montón, le ha pedido en varias ocasiones que retire definitivamente la “contrarreforma del aborto” y, no sólo eso, pida también disculpas a las mujeres por haberla utilizado “como amenaza” al vincular su futuro político al recorte de la libertad de las mujeres.

“MERCANCÍA ELECTORAL”

“A los socialistas nos da igual si dimite o no. Exigimos que retire la contrarreforma porque los derechos de las mujeres no son mercancía electoral y la sociedad le ha dicho que no quiere sus túneles del tiempo, que quiere libertad y respeto para las mujeres, sentido común, respeto a la vida de las mujeres”, ha subrayado.

Según ha avisado la socialista, la ciudadanía está “harta” de que el PP y el Gobierno utilicen la libertad y la dignidad como “moneda de cambio” y el PP emplee la vida de las mujeres como le dictan las encuestas y el calendario electoral.

“Con la vida, dignidad, con la salud de las mujeres no se puede traficar y al Gobierno no le preocupa el sufrimiento de las mujeres, y poco le importa la humillación de no poder decidir por una misma y nada le importa el que se ponga en riesgo la salud y vida de las mujeres, a ustedes lo que les importa es que les dé o les quite votos, eso es el valor de la vida de las mujeres para este Gobierno, un puñado de voto”, ha criticado Carmen Montón.

CUESTIÓN DE CONVICCIÓN

Frente a estas acusaciones, el ministro ha advertido a la socialista de que está incurriendo en una contradicción porque si dice que el proyecto de ley no da votos al PP y el propio Gallardón ha dedicado “gran parte” de la legislatura a su defensa, “evidentemente no serán motivos electorales sino de profunda convicción” lo que le ha llevado tanto a él, “como al Gobierno” a defender este proyecto de ley.

En este punto ha recordado que los tres informes preceptivos de “órganos muy prestigiosos” como el CGPJ, el Consejo Fiscal y el Comité de Bioética eran favorables a la nueva regulación propuesta por el Ejecutivo del PP. “¿Cree que hablamos de una medida fuera del tiempo y de la realidad y que esos órganos consultivos y con responsabilidades no lo hubieran advertido?”, ha preguntado a la bancada socialista.

En su opinión, y gracias a este tema, en España se ha producido un “profundo debate” que, por el simple hecho de haberse producido, es “positivo”.

“Al margen de lo que hayan dicho las urnas”, el responsable de la reforma del aborto ha criticado que “la izquierda” tiene por costumbre presentarse “siempre” con una “pretendida” superioridad moral, a la vez que ha recordado que los ciudadanos apoyaron a un partido que en su programa electoral llevaba la reforma de la ley. “No hay que contraponer la defensa de la vida del concebido y la libertad de las mujeres”, ha insistido Ruiz-Gallardón.