Compartir

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Greenpeace ha reclamado a los países integrantes de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) que se ponga fin de “forma definitiva” a la caza de ballenas dentro del Santuario Antártico con motivo de la 65 Reunión Anual de la CBI, que arranca este lunes en Portoroz (Eslovenia).

La ONG ha presentado un informe técnico junto con WWF y el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW) en el que piden que “no se ceda” a las presiones de Japón, que, según ha denunciado, anunció el pasado 2 de septiembre que reanudaría la caza de este cetáceo a través del programa Jarpa III, con capturas de rorcual minke destinadas a obtener una base científica con la que regular los recursos balleneros.

A juicio de Greenpeace, esta decisión, contraria a la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (ICJ, por sus siglas en inglés), que la declaró ilegal el pasado marzo, constituye “solo una excusa” para llevar a cabo caza con “fines comerciales”, al ya existir métodos de investigación con los que Japón podría estudiar las poblaciones de cetáceos “sin matarlos”.

“Es lamentable cómo la industria ballenera japonesa vuelve a ser protagonista en el primer verano en el que no se cazan ballenas en la Antártida en más de un siglo. Es hora de que los líderes sean firmes y apuesten por la conservación de las ballenas y el cumplimiento de la moratoria de 1986”, ha enfatizado la responsable de la Campaña de Océanos de la ONG, Marta González.

Entre las demás cuestiones que tratará la CBI durante su asamblea, la organización destaca la propuesta del Gobierno argentino, brasileño, uruguayo y sudafricano para que sea declarado un santuario de ballenas en el Atlántico sur.

La iniciativa, que precisa un 75 por ciento de votos para salir adelante, implicaría la prohibición de la caza de cetáceos en este espacio así como la realización de estudios de cara a su conservación.