Compartir

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Cada año se diagnostican unos 7.000 nuevos casos en España y la mayoría de ellos son linfoma de No Hodgkin, siendo alrededor de 20.000 las personas afectadas por esta enfermedad en todo el país, según estima la Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia (AEAL).

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Linfoma el próximo lunes 15 de septiembre, la organización incide en la necesidad de que se transmita a la sociedad información fiable y de calidad sobre esta patología a través del lema 'Conoce el linfoma, rompiendo mitos'. “Con él queremos decir que la información nos hace más poderosos a la hora de afrontar un diagnóstico de linfoma. Si conocemos los síntomas, podremos conseguir un diagnóstico precoz, y si nos interesamos por los tratamientos, podremos participar en las decisiones que tome nuestro médico y cumpliremos mejor con ellos”, destaca la presidenta de AEAL y paciente de linfoma, Begoña Barragán.

Por otro lado, la jefa de Sección de Clínica del Servicio de Hematología del Hospital Universitario de Salamanca, Dolores Caballero, sostiene que “ahora hay mayor capacidad de manejar mejor los tratamientos, que ahora son menos tóxicos y en los que se ha cambiado la vía de administración para hacerla más rápida y menos engorrosa·.

En el tratamiento del linfoma no Hodgkin, por ejemplo, ha tenido mucho que ver el principio activo rituximab, que ha aumentado la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes tanto en fase inicial como en fase de mantenimiento.

REIVINDICAN MÁS APOYO A LA INVESTIGACIÓN

No obstante, la doctora manifiesta que “hay que reivindicar más apoyo a la investigación, y animar a las autoridades sanitarias a que faciliten la aprobación de ensayos clínicos y que los médicos incorporen a pacientes a estos”.

La entidad también quiere recordar cuáles son sus síntomas para favorecer el diagnóstico precoz. Los linfomas pueden aparecer en todas las edades y ser difíciles de diagnosticar en sus inicios. En los últimos años, gracias a los avances en la investigación y a diagnósticos más precoces, se ha conseguido mejorar el pronóstico de los pacientes con esta enfermedad.

En general, el síntoma más común de presentación de un linfoma es la presencia de un bulto, que no suele ser doloroso, en cuello, axila o ingles. Algunos pacientes pueden presentar fiebre, sudoración nocturna, pérdida de peso y cansancio, picor en la piel y manchas cutáneas de coloración rojiza.

Se denomina síntomas B a la presencia de pérdida de peso inexplicada mayor del 10 por ciento del peso corporal en los últimos seis meses, fiebre inexplicada superior a 38 grados centígrados y sudoración nocturna profusa, hasta empapar la ropa.

ACTIVIDADES DURANTE EL DÍA MUNDIAL

Los actos que AEAL ha organizado para que tengan lugar el próximo 15 de septiembre tienen como fin difundir información entre pacientes y familiares, y entre cualquier persona interesada en saber más sobre la enfermedad. Habrá mesas informativas en A Coruña, Málaga, Murcia, Valencia, Madrid, Zaragoza, Alcalá de Henares, Castellón, Gijón y Barcelona.

Asimismo, tendrá lugar en la sede de AEAL en Gijón un grupo de apoyo dirigido por la psicóloga Magdalena Muguiro y en el que participará un paciente de linfoma. El propósito de este tipo de eventos es generar un espacio en el que los pacientes puedan conocerse y servirse de apoyo mutuo.

Los linfomas son un tipo de enfermedades neoplásicas (tumorales) que afectan a los linfocitos, células que forman parte de nuestro sistema inmune. Pese a que otros tipos de cáncer como el cáncer de pulmón, mama o colon pueden afectar en su extensión a los ganglios linfáticos, la característica de los linfomas es que se originan en ellos.

El linfoma aparece cuando se produce un fallo en la forma de actuar de los linfocitos (células blancas de la sangre que ayudan a luchar contra las infecciones). Este fallo provoca la creación de una célula anormal que se convierte en cancerosa.