Compartir

Con el peligro de jugar fuera de casa y con las numerosas y sensibles bajas con las que España aterrizó en Sao Paulo, el equipo que capitanea Carlos Moyà comenzó de manera inmejorable esta trascendente eliminatoria. Bautista, debutante en la derrota ante Alemania, sumó su primera victoria en la Copa Davis de manera incontestable.

El Ginásio Estadual Geraldo José de Almeida ni siquiera ejerció presión sobre el español, ya que las gradas estaban semi vacías, y el nivel del castellonense hizo el resto. Bautista hizo justicia a su condición de número uno del equipo español y pasó por encima de un Rogerio superado de principio a fin.

Varios metros fuera de la pista, el tenista local no pudo inquietar a un Bautista seguro en cada faceta de su juego. Premonitorio fue el primer set, ya que el de Castellón se puso por delante con un 6-0 tras media hora de encuentro. Prácticamente el mismo guión se repitió en el segundo set (6-1).

En el tercer parcial, el brasileño dio alguna señal de vida e incluso sumó dos 'breaks', siempre a remolque y que no hicieron sino alargar una derrota más que indiscutible. Bautista enseña el camino a España y da un plus de tranquilidad a Pablo Andújar, debutante en Copa Davis, de cara a su duelo a continuación contra Thomaz Bellucci.