Compartir

Afirma que la 'Ley Wert' se aplicará “por sentido de responsabilidad

y por imperativo legal”, pero de la forma menos “lesiva” posible

SEVILLA, 9 (EUROPA PRESS)

El Gobierno andaluz ha diseñado el nuevo curso escolar 2014-15 como “de transición”, tratando de que discurra sin las “incertidumbres” de la Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), que aplicará “por sentido de la responsabilidad y por imperativo legal”, pero de la manera “menos lesiva posible”. En este nuevo curso destaca el incremento de la plantilla del profesorado de los centros docentes públicos en 250 plazas.

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, ha informado este martes en la rueda de prensa del Consejo de Gobierno sobre los datos fundamentales del nuevo curso escolar y ha apuntado como características fundamentales el refuerzo de la plantilla de docentes y la continuidad del sistema de medidas y ayudas compensatorias.

“Andalucía es hoy la resistencia por la defensa del derecho a la educación”, según ha recalcado el consejero, quien ha indicado que, “sin duda”, este será un curso diferente debido a los “recortes” del Gobierno de Mariano Rajoy y a la puesta en marcha de la LOMCE.

Alonso ha señalado que la Junta lleva meses trabajando para “evitar daños añadidos” al sistema educativo y garantizar a las familias y a la comunidad educativa que el curso transcurrirá “sin las incertidumbres” de la ley, mientras se trabaja en la elaboración del decreto de enseñanzas de Andalucía y sus órdenes de desarrollo, que prevé aprobar en enero de 2015.

El consejero ha querido dejar claro que en este curso “no va a cambiar nada” a partir de ese decreto, que atenderá a la “legalidad vigente”. Alonso ha señalado que se ha venido trabajando durante más de seis meses en una serie de medidas con padres, profesores y alumnos, que permitan ser “elementos paliativo” ante la LOMCE, pero “dentro de la legalidad”.

Alonso también ha destacado que, a partir de mañana, se aplica por primera vez la LOMCE sin que Andalucía haya firmado aún con el Ministerio de Educación el convenio por el que se supone que recibirá financiación para su puesta en marcha.

Andalucía mantendrá en este curso Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, mientras que, como manda la nueva ley, las asignaturas de Religión y de Valores Cívicos sí son evaluables a partir de ahora y se impartirá durante 90 minutos.

Asimismo, la FP Básica se considerará en Andalucía como una “medida de atención a la diversidad educativa”. La Junta ha establecido una ratio máxima de alumnos por aula de 20, y no de 30 como establece la LOMCE, y ha complementado su aprendizaje con 100 horas más de formación troncal.

1,88 MILLONES DE ALUMNOS

Entrando ya en los datos del nuevo curso, un total de 1.880.146 alumnos de enseñanzas no universitarias, un millar más que el pasado año, se incorporarán este mes de septiembre a las aulas andaluzas en 6.817 centros públicos, concertados y privados, atendidos por 117.685 profesionales de la docencia.

El 80 por ciento de este alumnado, 1.485.259, cursará estudios en 4.567 centros públicos y será atendidos por 95.055 maestros y profesores, que, según la Junta, engrosan la mayor plantilla pública de docentes de España.

El consejero ha destacado que, frente a los “recortes” del Gobierno, la Junta utilizará sus recursos “en solitario” para mantener programas que anteriormente contaban con cofinanciación estatal: el Plan de Refuerzo, Orientación y Apoyo (PROA), que atiende a 59.500 alumnos, y la atención al alumnado inmigrante.

Se mantiene también el sistema de bonificaciones y ayudas que, según el Ejecutivo andaluz, permite a las familias andaluzas reducir en un tercio el coste de ir a la escuela respecto a otras comunidades.

La Junta garantiza un curso más la gratuidad de los libros de texto en la enseñanza obligatoria (50 millones de euros y 920.000 alumnos beneficiados); las ayudas al transporte escolar (98.000 beneficiarios) y las destinadas al primer ciclo de Educación Infantil (0 a 3 años), que benefician a nueve de cada diez alumnos y cubren la totalidad del coste para el 40,7 por ciento de las familias. También continúan las aulas hospitalarias y el programa de acompañamiento escolar para alumnos con dificultades en el aprendizaje.

Un total de 2.292 colegios e institutos ofertarán alguno de los servicios del Plan de Apertura de Centros, que permite la conciliación entre la vida familiar y laboral con aulas matinales, comedores y actividades extraescolares. Los precios de estos servicios permanecerán estables por sexto año consecutivos, con gratuidad total para el 54 por ciento de los usuarios del comedor y para el 57,8 por ciento de los alumnos que realizan alguna actividad extraescolar.

En relación con las ayudas al estudio, se mantienen las becas 6000, Segunda Oportunidad y Adriano, que permitirán que unos 10.800 jóvenes andaluces puedan proseguir con sus estudios.

El consejero ha señalado que el refuerzo de personal constituye otra de las novedades del curso escolar en Andalucía. A la plantilla de la escuela pública andaluza se incorporarán este curso 250 docentes (187 profesores y 63 maestros).

Asimismo, seguirán cubriéndose por profesorado interino las vacantes que se produzcan por jubilación, mientras que las bajas temporales se sustituirán a partir del undécimo día. La ratio de alumnos por aula se mantendrá sin aplicar el incremento del 20 por ciento avalado por el Gobierno central, de manera que la Junta calcula que se podrán contratar a 8.916 interinos en el presente curso, 5.276 más que en el pasado.

EDUCACIÓN BILINGÜE

En este curso, 272.927 alumnos recibirán formación bilingüe (en inglés, francés o alemán) en 1.184 centros docentes (918 públicos), lo que supone un 13 por ciento más que en el curso pasado, mientras que el aprendizaje del chino, que se materializa a través del convenio firmado con el Instituto Confucio, se ofertará este año a un millar de alumnos de Primaria y Secundaria.

Respecto al equipamiento tecnológico, se distribuirán 27.423 nuevas tabletas híbridas a los colegios públicos que imparten 6º de Primaria. La red escolar dispondrá de 3.990 nuevas aulas con pizarra digital, que se sumarán a las 13.658 existentes, y 15.910 nuevos ordenadores destinados a la Formación Profesional.

En materia de infraestructuras, la Junta ha programado la construcción de 22 nuevos centros, la ampliación de 33 y la reforma y modernización de 494, con una inversión total prevista de 121 millones de euros.