Compartir

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado este viernes que los esfuerzos de la coalición internacional anunciada hoy para luchar contra Estado Islámico estarán centrados en el desmantelamiento del grupo, en lugar de apostar por una estrategia de contención, dado el territorio que abarcan actualmente los yihadistas.

“No puedes contener a una organización que está causando tanto derramamiento de sangre en un territorio tan extenso, que está provocando tanto caos y esclavizando a tantas mujeres y matado a tantos inocentes”, ha declarado al término de la cumbre de la OTAN en Gales. “Su objetivo”, ha concluido, “debe ser su desmantelamiento”.

Así, ha defendido una estrategia de “degradación” de sus capacidades por las que “hay que limitar su ámbito de actuación”. “Hay que quitar a Estado Islámico espacio y territorio. Acabar con su cúpula de poder, para que no puedan cometer los mismos atentados terroristas. Ese será el objetivo de la coalición”, ha declarado.

Obama ha dicho además que los países de la OTAN han proporcionado un “importante apoyo” a la iniciativa de Washington contra Estado Islámico, a la que ha tachado de “amenaza a largo plazo”. “Todos los miembros de la OTAN coinciden de manera unánime en la amenaza que representa”, ha hecho saber el presidente estadounidense.

CINCO PUNTOS

La “coalición base” de países que se enfrentarán activamente al Estado Islámico seguirá un plan de cinco puntos para derrotar a los yihadistas en múltiples frentes, desde el combate hasta la propaganda, según las líneas maestras del plan anunciado este viernes por los secretarios de Estado y Defensa de Estados Unidos, John Kerry y Chuck Hagel, repectivamente.

En la reunión, celebrada en los márgenes de la cumbre de la OTAN en Gales, han participado los ministros de Defensa y Exteriores de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá, Australia, Turquía, Italia, Polonia y Dinamarca.

“Para que sea eficaz, la coalición internacional designada para derrotar a Estado Islámico debe coordinarse en varias líneas de esfuerzo: apoyar militarmente a nuestros socios iraquíes, detener el flujo de combatientes extranjeros, contrarrestar la financiación de Estado Islámico, abordar la crisis humanitaria y deslegitimizar la ideología del EI”, según el comunicado conjunto remitido este viernes.

“La formación de un Gobierno nuevo e integral en Irak será un paso crítico en este esfuerzo. Esperamos que este proceso se complete en los próximos días”, han afirmado Kerry y Hagel, quienes consideran esencial incrementar el ritmo de las conversaciones con el Gobierno de Bagdad donde se discutirá la posibilidad de dar entrenamiento y equipación adicionales a las fuerzas iraquíes.

Al mismo tiempo, Estados Unidos, Francia, Australia y Reino Unido proseguirán con el envío de ayuda humanitaria a la ciudad iraquí de Amerli, en el norte de Irak, asediada desde hace dos meses por Estado Islámico.

En lo que se refiere a la detención del flujo de combatientes extranjeros, Estados Unidos ha anunciado la formación de una fuerza especial de intervención internacional para “recabar información sobre los desplazamientos” de estos combatientes entre la frontera de Siria e Irak.

Por otro lado, en el plano económico, el primer objetivo será el de cortar el suministro monetario de Estado Islámico obtenido a través del contrabando de petróleo. “Quienes violen las prohibiciones sobre el comercio ilegal de crudo serán llevados ante la justicia”, han advertido.

En definitiva, cualquier esfuerzo para derrotar a Estado Islámico necesitará de una intervención conjunta “a nivel internacional, regional y local, combinando herramientas militares, económicas, diplomáticas y de seguridad”. “Si cooperamos juntos, con objetivos claros y un propósito común, deterioraremos y destruiremos a Estado Islámico para que jamás vuelvan a amenazar a Irak, a la región y al mundo entero”, han remachado Kerry y Hagel.