Compartir

Advierte a Artur Mas de que no puede pedir al Gobierno que no cumpla la ley en Cataluña

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reivindicado este viernes la labor de los expresidentes del Gobierno de España, al ser preguntada sobre las declaraciones realizadas por Felipe González, en las que ha asegurado que medió entre el presidente del Ejecutivo central, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para que se reunieran este verano.

Así lo ha manifestado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha asegurado que “indudablemente” el Gobierno escucha las opiniones de los expresidentes sobre el desafío soberanista catalán con interés “porque tienen conocimiento sobre el asunto y todos ellos han tenido en ocasiones que posicionarse al respecto”.

“En esta mesa reivindico mucho, y me gusta hacerlo, la labor de los expresidentes en general. Es importante reconocer su experiencia de Gobierno, todos ellos tienen además experiencia en la gestión con relación al debate territorial en nuestro país de distintos escenarios de distintos momentos históricos. Yo se que todos ellos están muy atentos a la evolución de los acontecimientos sobre los que opinan”, ha afirmado.

LEY Y DIÁLOGO

Asimismo, Sáenz de Santamaría ha vuelto a advertir al presidente de la Generalitat, Artur Mas, de que el Gobierno hará cumplir la ley en Cataluña. “Mas no puede pedir al Gobierno que no cumpla la ley o que no la haga cumplir”, ha sentenciado.

No obstante, ha señalado que el Ejecutivo sigue teniendo “la voluntad de dialogar con todas las Comunidades para solucionar todos los aspectos que son competencia de este Gobierno o de las Comunidades”. “Desde luego, nosotros ley, pero diálogo. La oferta de diálogo está ahí y desde luego se concretará, tanto en cuestiones que le puedan interesar a la Generalitat como las que le puede interesar o plantea el Gobierno”, ha asegurado.

En este sentido, la portavoz del Gobierno ha defendido que se puede dialogar “de muchas cosas”, pero no pedir al Ejecutivo que no cumpla con la ley. “Tenemos el deber de dialogar ético y político sobre todas las necesidades de los catalanes. Pero lo que no nos puede pedir es que no cumplamos con nuestra obligación”, ha sentenciado.

“Si una ley es inconstitucional y tiene serias dudas de serlo incluso por los propios órganos que nombra el Parlamento de Cataluña, por algunos de sus miembros, la obligación del Gobierno es recurrirla. Además la propia Constitución establece que el Gobierno, si considera que esa situación es irreversible, instar la suspensión, por lo que nosotros tenemos que cumplir con nuestra obligación”, ha insistido.

En este sentido, ha instado a Mas a “recordar también que la obligación de todos los gobernantes es respetar la ley y tener muy presentes las necesidades de los catalanes”. “Creo que abandonar las necesidades de los catalanes o perjudicarles por decisiones futuras es un precio demasiado alto que no puede pagar ni del que puede disponer”, ha avisado.