Compartir

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

ACS ha elevado hasta el 58,9% su participación de control en Hochtief, tras comprar en los últimos meses títulos de la constructora alemana equivalentes al 2,88% de su capital por 135 millones de euros.

El grupo que preside Florentino Pérez no descarta además seguir reforzando esta participación de control en la empresa germana en función “del momento y de la situación del mercado”, según indicó el director general corporativo de ACS, Ángel García Altozano.

Hochtief, que consolida globalmente en las cuentas de ACS, aportó 58 millones de euros al beneficio neto del primer semestre del año de grupo de construcción y servicios.

Durante la presentación a analistas de las cuentas semestrales de ACS, García Altozano también se refirió a la reestructuración que actualmente acomete en Hochtief y en su filial australiana Leighton.

Respecto a la constructora germana, ACS confía en que concluya su reestructuración antes de que acabe el actual ejercicio, toda vez que prácticamente ha finalizado la desinversión de activos no estratégicos acometida para recortar deuda y centrarse en sus negocios tradicionales de construcción y concesiones.

En el caso de Leighton, el directivo de ACS resaltó que el proceso “va por buen camino” y que la firma australiana está realizando “logros significativos” para también limitar su actividad a la construcción, las concesiones y los trabajos mineros, y reducir riesgos.

Los dos procesos están siendo liderados por Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de Hochtief y Leighton, y futuro primer ejecutivo del grupo ACS cuando Florentino Pérez decida ceder o compartir las funciones de primer ejecutivo de la compañía.

CASTOR.

Durante la presentación a analistas de los resultados de la primera mitad del año de ACS, su director general corporativo se refirió asimismo al almacén de gas Castor

García Altozano indicó que el proceso de devolución del proyecto al Gobierno está siguiendo el “procedimiento establecido en el contrato de concesión”, donde está todo “muy regulado”, toda vez que ACS y sus socios en el complejo decidieron renunciar al proyecto y lograron preceptivo 'visto bueno' los bonistas que financiaron la obra.