Compartir

Quintana sufrió y entró quinto por detrás del murciano, Froome, Contador y el 'Purito'

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

El ciclista español Alejandro Valverde (Movistar) se ha impuesto este jueves en la sexta etapa de la Vuelta a España, transcurrida entre Benalmádena y Cumbres Verdes (La Zubia) sobre 167,1 kilómetros, con una exhibición en la subida a este inédito puerto de Sierra Nevada que le ha dado además de nuevo el maillot de líder gracias a las diferencias y a las bonificaciones, mientras que Froome, Contador, 'Purito' y Quintana entraron, por este orden, detrás del murciano.

Las duras rampas de Cumbres Verdes, una subida prácticamente en línea con largas rectas que hacen todavía más complicada la subida a nivel mental, hicieron mella en los ciclistas, exhaustos ya por el calor que atizó de nuevo al grupo. La gran selección hecha por Alejandro Valverde (Movistar) redujo el gran grupo a 9 corredores, los claros favoritos.

Pese a trabajar para Quintana, finalmente el colombiano se quedó sin fuerzas y Valverde fue capaz de recuperarse del esfuerzo, tomar medidas por detrás de un 'Purito' Rodríguez (Katusha) que fue quien desató las hostilidades entre los primeras espadas, y aguantar hasta despegar hacia el triunfo. Ni el catalán, ni Froome (Sky) ni Contador (Tinkoff) pudieron llegar a él.

El degoteo de corredores que perdían contacto con el grupo de cabeza fue la tónica de los últimos 4,6 kilómetros, distancia de este Cumbres Verdes que además de ser el primer final en alto de la Vuelta demostró ser una trampa. Corto, pero duro y exigente como pocos debido al calor y a ser final de etapa, propició un bonito espectáculo en que ninguno de los favoritos quiso estar ausente.

Valverde trabajó y ganó, en un triunfo de etapa tan merecido como inesperado. Al murciano le tocó trabajar para Nairo Quintana, a quien sacó de punto en las rampas más duras. Bajó un pistón Valverde, ya nuevo líder de la Vuelta como lo fue en la segunda etapa, y lo aprovechó el catalán 'Purito' Rodríguez para atacar.

El líder del Katusha fue el primer en probarlo, cuando ya solo eran nueve corredores en cabeza. Le siguió Valverde, consciente de que Quintana no iba sobrado de fuerzas, más bien lo contrario. Abrieron hueco, mientras por detrás el líder del Sky Chris Froome se llevaba con él a un Alberto Contador que, todavía recuperándose de su lesión en la rodilla sufrida en el Tour, aguantó muy bien la dureza del puerto.

Finalmente, con el 'Purito' reventado, Froome y Contador fueron segundo y tercero entrando con el mismo tiempo que Valverde, que viéndose ganador celebró el triunfo con tranquilidad, a conciencia. El catalán se dejó, más allá de las bonificaciones, ocho segundos respecto a Valverde, con Quintana entrando quinto a doce segundos.

No fue buen día para los Kelderman, Anacona, Pardilla, Martin o Samuel Sánchez, que perdieron contacto en cuanto Valverde tensó la cuerda. Y es que este primer contacto con la montaña fue, seguramente, más duro de lo esperado. También perdió fuelle el veterano Haimar Zubeldia, o el colombiano Rigoberto Urán, que deberán replantearse su estrategia en esta Vuelta.

En un día que podía ser bueno para las fugas, no dio frutas la más buena de ellas, protagonizada por el líder de la montaña, el mallorquín Lluís Mas (Caja Rural), junto a Pim Ligthart (Lotto-Belisol), que fueron cazados a falta de tres kilómetros para la cima. Tampoco pudo hacer nada Christophe Le Mevel (Cofidis), que saltó del grupo principal sin éxito ya en las rampas duras.

De cara a este viernes, la séptima etapa de la ronda española partirá de Alhendín y llegará a Alcaudete después de 169 kilómetros. Será una etapa de transición con tan solo dos puertos de montaña sin trascendencia pero un final que, picando hacia arriba, podría comportar alguna sorpresa. Será también una buena ocasión también para una fuga.