sábado, 26 septiembre 2020 12:12

Hamilton y Rosberg mantienen su férreo dominio después del parón veraniego

Casi un mes después de la celebración del Gran Premio de Hungría, el Mundial se ha reanudado en el circuito de Spa-Francorchamps con los dos principales aspirantes al título marcando de nuevo la pauta y Alonso a su rebufo, situación que se repitió en las dos sesiones de esta jornada inaugural.

Si en la primera Rosberg se impuso por menos de una décima, en la segunda, con neumáticos blandos, fue Hamilton quien logró un registro de 1:49.189, claramente el mejor del viernes e inalcanzable para su compañero de equipo, que perdió seis décimas.

Repitiendo la tónica habitual de la temporada, Alonso finalizó tercero, aunque en la segunda sesión logró pisarle los talones al líoder del Mundial, cerrando el grupo de pilotos que logró parar el cronómetro por debajo de 1:50. En la primera sesión, el español tuvo que realizar una parada en 'boxes' tras una salida de pista en la escapatoria de Eau Rouge, pero no tuvo problemas para volver a pista.

Por detrás, Williams se confirmó como posible alternativa a la dictadura de Mercedes, ya que Felipe Massa y Valtteri Bottas finalizaron cuarto y sexto, respectivamente, el finlandés por detrás de un Jenson Button que pudo comprobar esperanzadores signos de mejoría en su McLaren.

Por el contrario, Sebastian Vettel (Red Bull) quemó el motor en la tanda matinal y su equipo no tuvo tiempo de reparar el RB9, por lo que no pudo rodar ni una vuelta por la tarde. Tampoco marcó tiempo Pastor Maldonado (Lotus), que sufrió un accidente sin consecuencias al estampar su coche. Además, la jornada dejó el debut de Andre Lotterer (Caterham), último clasificado y que el domingo disputará su primera prueba de Fórmula 1.