sábado, 19 septiembre 2020 18:17

Casi el 50% de las mujeres en riesgo de parto prematuro no reciben un fármaco para prevenir la muerte del bebé

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Casi el 50 por ciento de las mujeres en riesgo de parto prematuro no reciben un fármaco para prevenir la muerte del bebé, según ha mostrado una investigación publicada en 'The Lancet' y liderada por el experto del departamento de Salud Reproductiva e Investigación de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra, Joshua Vogel.

En concreto, los resultados han destacado diferencias en la uso de inyecciones para reducir significativamente el riesgo de muerte, el síndrome de dificultad respiratoria, la hemorragia cerebroventricular o la parálisis cerebral que pueden sufrir los bebés prematuros.

De hecho, los expertos han mostrado que el uso de corticosteroides era muy diferente entre los países. Por ejemplo, mientras que lo utilizaban el 16 por ciento de las mujeres de Afganistán, la República Democrática del Congo, Nepal y Níger, en Jordania lo habían el 91 por ciento.

“Dar corticosteroides prenatales a las mujeres con riesgo de parto prematuro es uno de los tratamientos más eficaces para reducir la mortalidad neonatal y la enfermedad. Y es que, más de las tres cuartas partes de los bebés prematuros podrían salvarse con intervenciones costo-efectivas como los corticosteroides prenatales. Esto es especialmente importante en África y Asia, donde más del 60 por ciento de los partos prematuros ocurren y donde los recursos son escasos y es difícil proporcionar atención neonatal”, ha aseverado el experto.

Así, y utilizando datos de la Encuesta Multinacional de la OMS sobre Salud Materna y Neonatal (WHOMCS), los investigadores analizaron los patrones de uso de corticosteroides prenatales en los nacimientos prematuros y tocolíticos de 303.842 bebés de 29 países.

De esta forma, los científicos comprobaron que la mitad de las mujeres que tenían complicaciones en el embarazo no se tomaron ningún tratamiento y que, además, un tercio recibió terapias inadecuadas.

Por todo ello, los especialistas han destacado la necesidad de que se incluyan los corticoides en las listas nacionales de medicamentos esenciales y de que, además, se evalúen los beneficios y los daños potenciales de las prácticas de prescripción .