Compartir

El objetivo de esta semana, que se celebra en más de 170 países, es fomentar la lactancia materna y mejorar la salud de los bebés. Además, coincide con la 'Declaración de Innocenti', formulada por altos cargos de la OMS y Unicef en agosto de 1990 con el fin de “proteger, promover y respaldar” la lactancia materna.

Y es que, según ha recordado la OMS, esta práctica es el “mejor modo” de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita y, por ello, ha recomendado dar de mamar de forma exclusiva hasta los 6 meses y combinar esta práctica con alimentos inocuos hasta los 2 años.

Asimismo, ha editado tres trípticos en los que explica a las madres la importante labor que juegan los profesionales sanitarios a la hora de ayudar y asesorarlas antes del parto, en el momento del nacimiento y cuando llega a casa por primera vez.

LA PRODUCCIÓN DE LECHE AUMENTA SI SE DUERME CERCA DEL BEBÉ

En concreto, la organización recuerda que el profesional sanitario estará con la madre antes del parto para enseñarle cómo tiene que alimentar a su hijo, explicarle los beneficios que tiene la lactancia tanto para ella como para el bebé, y apoyarle para que “lo vuelva a intentar”, en el caso en el que no le diera el pecho a su hijo anterior.

Asimismo, en el momento del parto los expertos sanitarios se encargarán de alentar a la mujer a que ponga a su hijo en contacto con su piel desde poco después del nacimiento, le ayudarán a reconocer los signos que muestran que el bebé está listo para mamar y le enseñarán a como hacerlo.

Finalmente, la OMS asegura que los profesionales le darán “confianza y apoyo” para que siga amamantando una vez abandone el hospital; le recordarán que la leche materna es lo “único” que necesita el bebé en los primeros 6 meses de vida y le ayudarán a resolver los problemas y dudas que pueda tener.