Compartir

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Médicos de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, han desarrollado análisis de sangre y saliva que ayudan a predecir con exactitud las recurrencias de cáncer oral vinculado al virus del papiloma humano (VPH) en un número sustancial de pacientes.

Los test monitorizan los fragmentos de ADN del virus VPH que se desprende de las células cancerosas que persisten en la boca o en otras partes del cuerpo, como detallan sus creadores en un artículo que se publica este jueves en 'Otolaryngology-Head & Neck Surgery'.

“Hay una oportunidad abierta el año después de la terapia inicial para tener un enfoque agresivo para detectar recidivas y poner un tratamiento intensivo cuando aún son altamente tratables”, afirma Joseph Califano, profesor de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, miembro del Centro de Cáncer Kimmel de Johns Hopkins y director médico del Centro Milton J. Dance Jr. de Cabeza y Cuello en el Centro Médico Mayor de Baltimore.

“Hasta ahora, no ha habido manera biológica fiable de identificar qué pacientes tienen mayor riesgo de recurrencia, por lo que estas pruebas deben, en gran medida, ayudar a hacerlo”, añade este experto. Los pacientes con cánceres de orofaringe asociados al VPH son generalmente examinados entre cada uno a tres meses durante el primer año tras el diagnóstico.

Las recurrencias se detectan a menudo cuando los pacientes informan de úlceras, dolor o bultos en el cuello, pero las pruebas de imagen son poco fiables en la detección de la recurrencia del cáncer antes y la ubicación de los cánceres orofaríngeos (en las amígdalas, la garganta y la base de la lengua) hacen que sea difícil detectar lesiones incipientes.

Califano dice que las tasas de supervivencia para los pacientes con estadio temprano de cánceres orales relacionados con el VPH son del 90 por ciento en los dos primeros años y un estudio publicado por expertos de Johns Hopkins en febrero mostró que, incluso después de la recurrencia, más del 50 por ciento de pacientes sobrevive dos años después de que se repita. Las nuevas pruebas de sangre y saliva tienen el potencial de mejorar estas tasas, añade.

Para esta investigación, el equipo de la Johns Hopkins analizó muestras de sangre y saliva de 93 pacientes con cáncer de orofaringe que fueron tratados con cirugía, radioterapia sola o quimioterapia y radioterapia combinadas en el Hospital Johns Hopkins de Baltimore. Se recogieron muestras antes y después del tratamiento y algunos de los 81 pacientes presentaban tumores VPH positivos.

Los investigadores seleccionaron a los pacientes con una variedad de cánceres en etapas de temprana a avanzada y ninguno de ellos presentó metástasis. Los científicos realizaron las pruebas de sangre y saliva utilizando la reacción en cadena de la polimerasa, que amplifica ciertas porciones de ADN y mide su cantidad.

Así, descubrieron que el ADN del VPH detectado en la saliva de los pacientes después del tratamiento fue predictivo de recurrencia casi el 20 por ciento del tiempo en un subgrupo de pacientes. Cuando los expertos buscaron ADN del VPH en la sangre de otro subgrupo de enfermos, la exactitud de la predicción de recurrencia aumentó a más de un 55 por ciento y, en un tercer subconjunto de pacientes, la búsqueda de ADN de VPH en ambas muestras de sangre y saliva tras el tratamiento predijo con exactitud una recurrencia el 70 por ciento del tiempo.

A pesar de estos resultados alentadores, Califano considera que se necesitan nuevas mejoras para mejorar la detección de posibles recidivas porque el VPH es altamente prevalente en nuestro cuerpo y los investigadores no pueden estar seguros de que estos hallazgos son específicos del cáncer y no de otras formas de la infección por el VPH o la exposición a este virus.

Por ello, su equipo está buscando otros biomarcadores genómicos que aumentarían la especificidad de la prueba de ADN del VPH en la sangre y la saliva. Califano también advierte de que el estudio era demasiado pequeño como para vincular los resultados de las pruebas a la gravedad de la recurrencia.

Las tasas de cáncer orofaríngeo relacionado con el VPH están en aumento en Estados Unidos, superando a los cánceres orofaríngeos por el consumo de tabaco y alcohol, alerta Califano. Alrededor del 70 por ciento de los cerca de 30.000 cánceres orofaríngeos diagnosticados en Estados Unidos son causados por el virus del papiloma humano.