Compartir

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El consejero delegado del Banco Popular, Francisco Gómez, ha afirmado este miércoles que es un “buen momento” para confiar en la economía española, ya que los indicadores están mejorando, pero ha advertido de que es necesario afrontar la recuperación con prudencia, dado que aún existen riesgos nacionales e internacionales.

En rueda de prensa de presentación de resultados del primer semestre del año, Gómez ha señalado que el Popular “tiene capacidad de inversión” y ha destacado que la coyuntura económica “es propicia” para que los empresarios se animen “de forma decidida a tomar riesgos y a crecer”.

El directivo ha apuntado que los indicadores económicos han mejorado en los últimos meses, lo que ha permitido entrar en una etapa de mayor optimismo y de creciente confianza, razón por la que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha mejorado las perspectivas de crecimiento para España en 2014 y 2015.

PIDE PRUDENCIA

Gómez ha recordado que según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) el mercado laboral se ha reactivado, pero ha incidido en que aún quedan lejos las cifras de hace seis años. También ha destacado que en los últimos meses se ha observado que la corrección del mercado inmobiliario “está llegando a su fin”.

Por tanto, la situación de la economía española, a su juicio, “se está normalizando”, pese a que todavía persisten una serie de riesgos tanto nacionales como internacionales que obligan a actuar con prudencia de cara a la recuperación. “Debemos persistir en las reformas para corregir los desequilibrios internos y externos”, ha mencionado.

Así, ha explicado que es necesario hacer frente al elevado endeudamiento público, a la tasa de desempleo “que más que duplica la media europea” y a la reducida productividad de la economía española. También hay que afrontar el riesgo de deflación, la posibilidad de que los flujos de capitales reviertan de los mercados emergentes hacia economías avanzadas y las incertidumbres geopolíticas.

Al ser preguntado por el debate que está generando el deseo de independencia de Cataluña, el consejero delegado ha destacado que lo que necesita la economía española para salir adelante es tener “la mayor estabilidad posible”.

“Todo lo que genere incertidumbre para los inversores no es positivo. Lo mejor que puede suceder es que todo funcione de manera favorable lo antes posible”, ha concluido.