Compartir

Feijóo pide “memoria” para las víctimas y recuerda la solidaridad de los gallegos, ya que en “aquel lugar lleno de dolor estaba un país entero”

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 (EUROPA PRESS)

Víctimas del accidente ferroviario de Angrois, ocurrido el 24 de julio de 2013 en Santiago de Compostela, han dado las gracias al “pueblo gallego” por “secar sus lágrimas” durante la tragedia y han expresado su “deseo y esperanza” en que un suceso de estas características “no se vuelva a repetir”.

Parte de las víctimas de este accidente han acudido este jueves a la Cidade da Cultura a recoger la Medalla de Galicia otorgada en homenaje a los fallecidos y lesionados, un galardón que este año también ha reconocido la labor de los servicios de emergencias y seguridad y de los servicios sanitarios y voluntarios.

Dos víctimas del siniestro, Óscar Luis Mateos y Natalia Máiz, han sido los encargados de recoger, de manos del presidente de la Xunta, la Medalla de Oro de Galicia. En su discurso, visiblemente emocionado, Óscar Luis Mateos ha tenido un recuerdo para los fallecidos y palabras de agradecimiento de los heridos. “Los que tuvimos la fortuna de volver a nacer, sólo os podemos dar las gracias. Gracias, pueblo gallego, gracias por secar nuestras lágrimas”, ha señalado.

Natalia Máiz también ha mencionado a los 79 fallecidos en esta tragedia que, “siempre estarán en nuestros corazones” y ha considerado la Medalla un “homenaje a todos los que viajaban” en ese tren.

Máiz, que ha expresado su temor a “revivir tan dolorosa experiencia”, fue el 24 de julio de 2013 “testigo de la gran labor realizada” por voluntarios y profesionales de emergencias y se ha quedado “sin palabras para agradecer” la actitud de los vecinos de Angrois, especialmente las tres personas que la ayudaron a “salir del vagón” y “cogieron” su mano.

Finalmente, ha concluido su intervención con un recuerdo para “todos los fallecidos y heridos, así como para sus familiares”, y “con el deseo y la esperanza de que no se vuelva a repetir un accidente de semejantes características”.

GRANDES AUSENCIAS

El acto, que ha contado con una amplia presencia institucional, ha estado marcado, no obstante, por la ausencia de los vecinos de Angrois, que también han sido reconocidos con la Medalla de Galicia. Los vecinos expresaron en su momento que no acudirían al acto por considerar que el día elegido –el 24 en lugar del tradicional 25 de julio– era una jornada de “homenaje a las víctimas” y “recogimiento”, y no de celebración.

Frente a la plataforma de víctimas Apafas, que ha acudido al acto, la Plataforma de Víctimas Alvia 01455 ha rechazado públicamente la concesión de la medalla, asegurando que no se sienten “héroes” y que “todas las mentiras” descubiertas en el proceso judicial “no pueden maquillarse dando ninguna medalla”.

No obstante, y tras manifestarse en el Obradoiro, un grupo de integrantes de esta Plataforma se han desplazado a las 13.00 horas hasta la Cidade da Cultura para tratar de intervenir en el acto y exponer los motivos por los que rechazan la medalla.

Sin embargo, a su llegada se han topado con un cordón policial que les ha impedido la entrada en el recinto. “Pensamos que no nos dejarían, pero no que ni siquiera nos dejarían entrar, con un batallón de policía como si fuéramos terroristas”, ha criticado Teresa Gómez Limón, una de las portavoces.

MEDALLAS A LOS INTERVINIENTES

Además de la Medalla de Oro a las víctimas, en el acto se ha entregado la Medalla de Galicia a los profesionales y voluntarios de la salud, entre los que se encontraban representantes de los profesionales sanitarios del área de Santiago, Urxencias Sanitarias 061-Galicia, Centro de Transfusión de Galicia, Instituto de Medicina Legal, Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes y donantes de sangre.

En nombre de este grupo profesional ha intervenido en el acto Julián Álvarez Escudero, profesional sanitario del área de Santiago que, visiblemente emocionado, ha garantizado que no tienen “ningún mérito para recoger esta Medalla”, dado que esa jornada los profesionales “hicieron su trabajo, y lo hicieron bien”.

Con el recuerdo de las víctimas en la memoria, Julián Álvarez ha recordado el “miedo” que sintió ese día y su trabajo para “curar”, “mejorar” la situación de los heridos y “consolar siempre” a las víctimas. Finalmente, ha tenido palabras de reconocimiento para el colectivo de estudiantes de medicina y enfermería que esa jornada colaboraron en las labores de asistencia.

También han recibido una Medalla de Galicia los profesionales y voluntarios de los servicios de emergencias y seguridad, entre los que figuraban representantes de Bomberos, Axega, Policía Local de Santiago, Policía Nacional, Policía adscrita a la Comunidad Autónoma, Guardia Civil, Protección Civil y Cruz Roja.

Marcos Moar, representante de Protección Civil y portavoz del colectivo tras la recepción de la medalla, ha recordado el trabajo de los distintos efectivos el 24 de julio de 2013, cuando “sobre Compostela caía la noche más triste” y ha recordado a las víctimas y a sus compañeros, incluidos aquellos que no llegaron a ser movilizados pero que estaban dispuestos para ello.

“GALICIA LOA A GALICIA”

Antes de la clausura del acto con una actuación musical y el himno gallego, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha dirigido unas palabras a los presentes en un acto en el que “Galicia loa a Galicia”, ha destacado.

En un discurso interrumpido por la emoción, el presidente gallego ha asegurado que “todos los idiomas del mundo serían insuficientes para expresar lo que siente” el pueblo gallego ante la tragedia y ha “resumido” en una palabra la intención de las Medallas de Galicia, la de agradecer. “Gracias, muchas, muchas gracias”, ha sentenciado.

Núñez Feijóo ha pedido para las víctimas “esa forma de inmortalidad que es la memoria” y ha confiado en que el recuerdo de ellos y sus familias “quede impreso para siempre en la historia” de Galicia.

“Echamos mano del idioma que es patrimonio de todos desde que Galicia existe para decir que en aquel lugar lleno de dolor estaba un país entero. Cada brazo tenía la fuerza de todos los gallegos, cada esfuerzo, la energía de personas anónimas que vivieron el drama deseando estar allí colaborando”, ha apuntado el presidente gallego.

En su intervención, Núñez Feijóo dejó espacio para recordar la “solidaridad” de los gallegos y el “heroismo espontáneo” que “no necesita esperar por reconocimientos o gratificaciones” y que demuestra que “juntos, somos más”.

De hecho, ha resaltado estos elementos como características de los gallegos a la hora de enfrentarse a “calamidades de todo tipo”. “Cada vez que Galicia fue puesta a prueba, reaccionó como lo hizo el 24 de julio de 2013. Ese día no fue una excepción, sino un paso más en los ejemplos solidarios”, ha sentenciado.