Compartir

Será recibido este viernes en el Ministerio de Exteriores

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación también ha decidido convocar al embajador británico en Madrid, Simon Manley, en señal de protesta tras el último rifirrafe entre España y Reino Unido a cuenta de Gibraltar.

Manley ha sido convocado a una reunión mañana en el departamento que dirige José Manuel García-Margallo, ha informado a Europa Press un portavoz del Ministerio. Exteriores tiene previsto emitir un comunicado tras ese encuentro. En principio, Manley será recibido por el director general de Política Exterior, Asuntos Multilaterales, Globales y de Seguridad, Ignacio Ibáñez.

El Gobierno español, añaden fuentes diplomáticas, trasladará en ese encuentro al representante británico “el malestar” del Ejecutivo de Mariano Rajoy en relación con este asunto.

La convocatoria de Manley se produce horas después de que el Foreign Office convocara por quinta vez al embajador español en Londres, Federico Trillo, en protesta por la actitud “provocadora” de un barco de la Armada que intentó desviar la ruta de dos barcos comerciales que salían y se dirigían al puerto de Gibraltar.

El incidente tuvo lugar en “aguas internacionales fuera de Gibraltar”, según el punto de vista británico pues, para el Gobierno español, los dos barcos comerciales estaban en aguas españolas. El problema estriba en que España no reconoce a Reino Unido más aguas que las del interior del puerto de Gibraltar, ya que argumenta que por el Tratado de Utrecht de 1713 solo cedió a la Corona británica la ciudad y el puerto de Gibraltar, no sus aguas ni el espacio aéreo.

Londres, sin embargo, reivindica hasta tres millas náuticas de mar territorial, aunque considera que por la más reciente Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar le corresponderían hasta las 12 millas. Para el Gobierno británico por tanto, más allá de las tres millas serían aguas internacionales.

El Foreign Office ha revelado en un comunicado que el primer ministro británico, David Cameron, sacó a colación Gibraltar en una conversación mantenida anoche con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en los márgenes de la reunión de líderes europeos en Bruselas.

NO VOLVER A LA TENSIÓN DEL VERANO PASADO

“Le dejó claro al señor Rajoy que no podían volver a repetirse los incidentes del verano pasado”, en alusión a la escalada de tensión que se produjo con el refuerzo de los controles por parte española en la Verja que separa Gibraltar de La Línea, que provocaron largas colas y que fueron la respuesta española al lanzamiento de 70 bloques de hormigón por parte de Gibraltar a la Bahía de Algeciras.

Antes de que Trillo se personara en el Foreign Office en la tarde de este jueves, el secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, ha declarado estar “extremadamente preocupado” por el intento de la Armada española de “redirigir” la ruta de dos barcos comerciales que salían y avanzaban hacia el puerto de Gibraltar, “asegurando erronéamente que estaban en aguas españolas”.

Bajo el punto de vista de Londres, “las embarcaciones estaban en aguas internacionales fuera de Gibraltar”, por lo que el comportamiento del barco español “constituye una violación de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho en el Mar”.

“La libertad de navegación es un principio vital de la ley internacional”, ha avisado Lidington, que informa no obstante de que los dos barcos concernidos pudieron continuar su trayecto. “Sin embargo esto supone un intento cínico por parte del Gobierno español de alterar la actividad económica de Gibraltar, contraviniendo la ley internacional”, ha añadido.

De ahí que Lidington haya condenado esta acción “provocadora” y urgido al Gobierno español a “asegurar que esto no se repite”.

La convocatoria a Trillo llega unas semanas después de que la Cámara de los Comunes remitiera al Gobierno británico un informe en el que le pedía aumentar la presión diplomática sobre España en respuesta a la “campaña de acoso e intimidación” emprendida a su juicio por el Ejecutivo de Rajoy. Entre las medidas propuestas, figuraba la de convocar a Trillo con mayor frecuencia que hasta ahora.

Esta es la primera vez que se convoca a Trillo desde que asumiera esta semana el cargo el nuevo ministro británico de Exteriores, Phillip Hammond.