Compartir

Subraya que son “socialistas no nacionalistas” y proclama que ha comenzado “el principio del fin” de Rajoy como presidente

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha comprometido este domingo a liderar una Ejecutiva “tan a la izquierda como la militancia de base” y que va a recuperar sus aspiraciones de gobierno, con un proyecto que “no caiga en populismo ni demagogia”.

En una comparecencia en la sede del partido en Ferraz, después de que el PSOE lo hubiera proclamado vencedor de la consulta frente a Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, el diputado madrileño ha garantizado que va a ser “el secretario general de la unidad” y ha recalcado que en el PSOE “no sobra nadie”.

Ante más de 200 personas que le han ovacionado, Sánchez se ha comprometido a “cambiar el PSOE” y ha recalcado que “lo primero” que tienen que hacer es recuperar las “señas de identidad” de un partido que “siempre ha aspirado a gobernar, a ser mayoría” y que “nunca se ha contentado con protestar”, porque lo que “aspira es a transformar la sociedad”.

EL PRINCIPIO DEL FIN DE RAJOY

Sánchez se ha mostrado “convencido” de que pueden “afrontar” este reto y ha proclamado que el cambio en España “empieza hoy”. “Ha comenzado el principio del fin de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno”, ha dicho, convencido de que el PSOE puede ganar al PP en las próximas elecciones municipales, autonómicas y generales.

Además, ha recalcado que los miembros del PSOE son “socialistas no nacionalistas”, porque “el socialismo es igualdad, libertad y justicia social” y ha destacado que su partido se va a dedicar a “proteger al más débil” y a “unir España”, con una voz “clara y nítida”. Así, ha defendido que el PSOE tiene que “seguir estrechando lazos” con el PSC, a cuyo primer secretario también recién elegido, Miquel Iceta, ha felicitado.

QUIERE CONTAR CON MADINA Y PÉREZ TAPIAS

Sánchez ha tomado la palabra después de que el todavía líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, le diera la enhorabuena. Junto a ellos han estado los perdedores en esta consulta, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, a quienes ha agradecido el “coraje” de presentarse a este proceso y con quien ha garantizado que quiere contar.

El ganador de la consulta ha dado las gracias a todos los compañeros que han participado en este proceso, porque han hecho “un excelente trabajo”, y a los más de 125.000 militantes que “han querido protagonizar el cambio y liderar el cambio del PSOE”. A ellos les ha pedido que cuando oigan que “todos los partidos son iguales”, levanten la voz para “decir alto y claro” que “en el PSOE la crisis de la democracia” se resuelve “con más democracia, con mayor participación de los militantes de base”.

Así, ha agradecido a la Ejecutiva saliente que haya propiciado estas primarias internas a las que, según ha dicho, ya no se les va a “cerrar” la puerta “nunca jamás”, porque el PSOE va a elegir a sus próximos líderes con este sistema.

Sánchez ha insistido en que en el PSOE que quiere construir “no sobra nadie” y ha recalcado que el partido necesita “el entusiasmo y la experiencia de todas las generaciones” que lo forman, así como el trabajo de las mujeres, que van a “ser pieza indispensable en el nuevo proyecto”. “

Además, ha garantizado que dará “más poder y participación a la militancia de base”, va a “mejorar la rendición de cuentas de los dirigentes”, a “rejuvenecer la organización”, hacer una “alianza entre generaciones” y construir así un nuevo proyecto socialista.

IMPLACABLES CON LA CORRUPCION

“Y vamos a ser implacables contra la corrupción”, ha señalado, recordando uno de los que ha sido sus lemas de campaña, al asegurar que el PSOE va a ser “el partido de la honradez intransigente”. “No me va a temblar el pulso en la lucha contra la corrupción”, ha asegurado.

Sánchez ha puesto “nombres y apellidos” a los “enemigos” del PSOE y ha citado la precariedad laboral, el desempleo, la violencia de género, las ideologías que no creen en la libertad de las mujeres y la injusticia, “como la que está sufriendo el pueblo palestino en Gaza”,

Además, ha tenido un recuerdo especial para los jóvenes que viven “involuntariamente fuera de España por la falta de oportunidades” y para los parados de más de 45 años, para los que ha dicho que va a trabajar en especial. Y ha defendido el papel de los sindicatos, y en especial de la organización “hermana” del PSOE, UGT, con la que se ha comprometido a trabajar.

“RECUPERAR LAS FUERZAS PERDIDAS”

“Amigos, sé que la tarea es inmensa: reforzar nuestra unión, renovar nuestra casa, recuperar las fuerzas perdidas”, ha admitido, para después subrayar que España devolverá la “confianza” a los socialistas si son “audaces en las propuestas” y “coherentes en el ejercicio de la actividad política”.

“Si decimos lo que hacemos y hacemos lo que decimos”, ha añadido, para después subrayar que es tan “consciente” del reto como “convencido” está de que el PSOE puede “afrontarlo” y “gobernar” España “gracias a un proyecto que no caiga en populismo ni demagogia”.

Y ha culminado recordando unas palabras que pronunció en la presentación de su candidatura, cuando defendió que el PSOE necesitaba “democracia”, pero también “partido”; debate, pero unidad, y competencia, pero entre compañeros.

Ahora, se ha comprometido a “renovar” el partido, pero desde la unidad y con el objetivo de que el PSOE “salga fortalecido” y los españoles encuentren en él “un referente de la izquierda que aspira a gobernar, a transformar la sociedad y a ser un partido ganador”. “Es nuestro reto, a eso os convoco y estoy convencido de que lo vamos a conseguir”, ha finalizado, con una gran sonrisa, entre aplausos y gritos de 'Pedro, Pedro'.

Una vez fuera del atril, el ganador de la consulta ha abrazado a su mujer y a su madre, antes de saludar a muchos de sus compañeros que han acudido a Ferraz y que le han felicitado, entre gritos de 'Claro que sí, Pedro ya está aquí'.

En la sala estaban el secretario general del PSM, Tomás Gómez, y algunos de los miembros de la Ejecutiva saliente, como Trinidad Jiménez y Rafael Simancas. También estaba la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez.