Compartir

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El juez Elpidio José Silva se ha declarado “absolutamente inocente” en el juicio que le ha sentado en el banquillo de los acusados por presunta prevaricación en el 'caso Blesa' y ha negado haber querido buscar fama a costa del ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa. Además, ha aludido a su curriculum profesional para defender que durante toda su vida se ha comportado “como un funcionario público”.

El acusado se ha pronunciado así durante el turno de última palabra del juicio celebrado en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid por presuntos delitos de prevaricación continuada, retardo malicioso en la Administración de Justicia y dos ilícitos contra la libertad individual de Miguel Blesa, a quien envió dos veces a prisión con apenas quince días de diferencia.

El juez Silva, ahora en excedencia, ha recordado que su trayectoria profesional le avala desde la matrícula de honor que sacó en Bachiller hasta su función como profesor de Universidad y como magistrado. “Me he dedicado toda la vida al estudio”, ha indicado, para añadir que no ha querido conseguir la fama a costa de Blesa y que si ha intervenido en medios de comunicación ha sido para defenderse del letrado.

El magistrado, líder de Movimiento Red, ha considerado que estéticamente es propio de “un país indecente” que la Fiscalía haya abierto “a sus espaldas” unas diligencias de investigación antes de querellarse contra él. “Mentir, mentir, mentir hasta llegar hasta aquí”, ha dicho Silva, para denunciar que se ha “pervertido” el proceso y defender que él “optimizó” los derechos fundamentales de Blesa y Díaz Ferrán.

“SALVAR A BLESA”.

Justo antes, su defensa, ejercida por el abogado Gonzalo Boyé, ha solicitado su absolución por la ausencia de pruebas que acrediten que prevaricó en la instrucción del 'caso Blesa' y ha defendido que sus resoluciones son propias de un “currante del Derecho”. Además, ha denunciado que la acusación está “construyendo un personaje monstruoso” para “salvar a Blesa”.

Poco antes, la Fiscalía y las defensas de Blesa y Díaz Ferrán han elevado a definitiva su petición de penas de inhabilitación de entre 24 y 40 años por sus “tropelías y aberraciones jurídicas” y han manifestado que tenía como “único objetivo” enviar al ex banquero a la cárcel.

El abogado defensor Gonzalo Boyé ha repasado las decisiones que adoptó su cliente cuando investigó el préstamo de 26,6 millones de euros al entonces consejero Gerardo Díaz Ferrán y la compra del City National Bank de Florida por parte de Caja Madrid. “La realidad es que necesitamos condenarle para salvar a Blesa”, ha ironizado.

Boyé ha enfatizado que las pruebas practicadas durante el juicio no acreditan la existencia de delitos y que Silva manejó hasta 16 tomos de diligencias con miles de folios para sostener el 'caso Blesa'. Con todo, ha preguntado a la acusación por qué no ha perseguido como inductor a la Guardia Civil y como cooperador necesario a Manos Limpias si participaron en estos hechos.

El abogado ha negado que Silva tuviera interés en arrogarse la competencia del 'caso Blesa' pues en un principio lo sobreseyó y luego se inhibió a favor de la Audiencia Nacional, además su decisión se vio respaldada por el Decanato de los juzgados de plaza de Castilla y la sección 17 de la Audiencia Provincial de Madrid. “No había un ánimo de apropiarse de la causa”, ha remachado.

Seguidamente, Boyé ha defendido que la petición de fianza a Manos Limpias queda a decisión del instructor y que las comparecencias del juez con esta parte y el fiscal es legal aunque la causa esté secreta. Además, ha negado que su cliente haya cometido un delito de retardo malicioso contra la Administración de Justicia y ha apuntado que la propia Fiscalía y la Audiencia de Madrid tardaban meses en dar respuestas.

Asimismo, ha defendido que Silva podía recoger la Wikipedia en sus autos ya que hay “una realidad” que acompaña las decisiones de los magistrados. “¿O es que viven en Marte, o es que los jueces se abstraen del mundo?”, se ha preguntado, para añadir que hubo momentos en que los funcionarios de su juzgado se la “liaron” al instructor.

El letrado ha cuestionado que Díaz Ferrán no haya sido llamado a declarar a lo largo de este procedimiento y los magistrados haya tenido tiempo suficiente en una semana para leer los 8.777 correos corporativos de Blesa para decir que la mayoría no guardan relación con este juicio.

Ha emplazado al tribunal a deducir testimonio por un presunto delito de falso testimonio contra Blesa por sus manifestaciones en el juicio y contra el fiscal Manuel Moix por presuntos delitos contra los derechos fundamentales y estafa procesal por las diligencias de investigación abiertas sobre Silva antes de querellarse contra él. Subsidiariamente, ha instado a la Fiscalía General del Estado a investigar estos hechos.