Compartir

Saber idiomas a día de hoy es algo fundamental para poder aspirar a un buen puesto de trabajo. En España el nivel de idiomas que hay es bastante más bajo que en el resto de Europa. Por ello desde Kids&Us se ofrece una innovadora metodología de aprendizaje para que a partir del primer año de vida se pueda adquirir el dominio del inglés como si de la materna se tratase.

La metodología Kids&Us se basa en el proceso natural de adquisición de la lengua materna, un proceso infalible que tiene lugar en un orden determinado, natural y espontáneo. En nuestra lengua materna, empezamos escuchando, para después comprender lo que escuchamos, verbalizarlo y, en último lugar y pasados unos años, leer y escribir. Con el método Kids&Us los bebés a partir de un año son expuestos a la nueva lengua de forma global, sin restricciones pero con situaciones y contextos adaptados a su edad.

A partir de juegos, cuentos, canciones o bailes realizan una inmersión lingüística total en la que se aprovecha toda la capacidad de aprendizaje que tienen los niños en edades tan tempranas. Las clases son planificadas al minuto y se refuerzan con unos materiales pedagógicos exclusivos desarrollados por la propia empresa. Además, en los niveles más avanzados, estos materiales están adaptados para que los alumnos puedan presentarse a exámenes oficiales. La oferta de cursos en Kids&Us va desde los bebés de un año, que acuden a las clases con sus padres, hasta los 18 años, en que los alumnos pueden alcanzar el nivel Proficiency, el más elevado de los reconocidos por la universidad de Cambridge.

Un estudio realizado por la Universidad de Barcelona en 2012 avala los beneficios de este sistema de aprendizaje respecto al método tradicional, concluyendo que los niños que han aprendido inglés en Kids&Us tienen mejores competencias en vocabulario, gramática, pronunciación, comprensión oral y escrita y expresión oral.

La experiencia de una madre emprendedora

Kids&Us empezó cuando Natalia Perarnau, creadora del método, abrió su propio centro dedicado a la enseñanza del inglés. Su experiencia como madre y profesora de inglés, y la constatación del hecho de que los alumnos españoles ocupan los últimos puestos cuanto a conocimiento del inglés, a pesar de haberlo estudiado durante años tanto dentro como fuera de los centros escolares, pusieron las bases del proyecto.

Aunque su academia estaba inicialmente enfocada a un público adolescente y adulto, su maternidad le hizo replantear la forma con la que tradicionalmente hemos aprendido inglés y se empezó a interesar por la estimulación precoz. Decidió hablarle a su hija cada día 10 minutos en inglés y se dio cuenta de que, al poco tiempo, la niña la entendía e intentaba interactuar con ella en ese mismo idioma. Después de desarrollar el método en profundidad y ver los buenos resultados que tenía con sus alumnos, Kids&Us inició su proceso de expansión.