Compartir

Continuará en prisión porque está pendiente de otro juicio por terrorismo

AMÁN, 26 (Reuters)

Un tribunal militar ha absuelto al clérigo radical Abú Qatada, que fue extraditado a este país por Reino Unido en 2013, de los cargos de conspiración para cometer actos de terrorismo que se le imputaban, aunque continuará en prisión porque tiene otra causa pendiente por planear perpetrar atentados contra turistas coincidiendo con la celebración del Año Nuevo en 2000.

“El tribunal anuncia la absolución del acusado por falta de pruebas”, ha afirmado Ahmad Qatarneh, el juez que ha presidido el tribunal militar encargado del caso, que ha sido criticado por organizaciones de defensa de los Derechos Humanos.

Abú Qatada, que se encontraba sentado en un banco dentro de una jaula de acero, ha sonreído y ha permanecido relajado durante la media hora que ha durado la sesión en el tribunal. Vestido con el uniforme marrón de presos, Qatada estaba custodiado por dos guardias.

Varios miembros de su familia han gritado de alegría al escuchar el fallo de la corte y su mujer y varios familiares más han roto a llorar. “Gracias y alabemos a Dios”, han gritado. Cuando todavía estaba en Reino Unido, Abú Qatada fue condenado a cadena perpetua 'in absentia' por un tribunal jordano por un delito de conspiración para cometer atentados contra intereses de Estados Unidos dentro de Jordania.

La sesión de este jueves es la repetición del juicio en el que la fiscalía argumentó que Qatada era el instructor de células de milicianos islamistas asentadas en Jordania cuando estaba en Reino Unido, proporcionándoles apoyo material y espiritual para realizar una campaña de ataques a finales de los 90.

El tribunal ha decidido ahora anular los cargos y ha pospuesto hasta el 7 de septiembre la vista que tenía previsto celebrar sobre los atentados planeados coincidiendo con la celebración de Año Nuevo de 2000 en Jordania.

El abogado defensor de Abú Qatada, Ghazi Thunaibat, ha afirmado que espera que el segundo juicio acabe con una sentencia similar. “Mi cliente ha pasado demasiado tiempo en prisión injustamente y confiamos en que el próximo veredicto ponga fin a su suplicio y se le permita volver a tener una vida normal con su familia”, ha contado, en declaraciones a Reuters.

En diciembre de 2013, Thunaibat solicitó la puesta en libertad de su cliente argumentando que se habían violado sus derechos al utilizarse declaraciones obtenidas bajo tortura y por estar el tribunal presidido por militares.

A pesar de la absolución, el tribunal ha mantenido la validez de la confesión que sirvió para condenar al clérigo radical 'in absentia' cuando estaba en Reino Unido. Los tribunales europeos y británicos utilizaron esta confesión para retrasar su extradición a Jordania hasta que las autoridades jordanas aceptaron repetir el juicio.

“Human Rights Watch está preocupado por el veredicto porque hace posible incluir acusaciones que forman parte de una confesión obtenida bajo coacción que habían sido puestas en duda por los tribunales de Reino Unido y Europa”, ha asegurado Adam Coogle, un investigador de esta ONG que ha asistido a la lectura del fallo.

La extradición de Qatada a Jordania fue posible gracias a un acuerdo de extradición afirmado por Reino Unido y Jordania que dio garantías a los jueces británicos de que no se utilizarían las torturas.

Qatada, que en su día fue vinculado a Usama bin Laden por el juez de la Audiencia Nacional Baltasara Garzón, ha estado alternando los periodos de detención con los de libertad en Reino Unido desde 2001.

“Este es el hombre que los tribunales británicos habían considerado como una amenaza para la seguridad nacional. No va a volver”, ha destacado un portavoz del primer ministro británico, David Cameron, tras conocer la absolución del clérigo radical. “No se le dará permiso para entrar en Reino Unido, fin de la historia. Fue deportado con una orden de deportación indefinida”, ha explicado.