Compartir

Grabará un nuevo disco el próximo mes en inglés, francés e italiano

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

El cantante francés de origen armenio Charles Aznavour ha asegurado este miércoles antes del concierto que ofrecerá en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona a sus 90 años de edad y 80 de carrera musical: “Estoy jubilado, pero la jubilación está bien cuando se toma de lejos, porque de cerca es la antecámara de la muerte”.

El veterano cantante ha apuntado que jubilarse significa despedirse y que, lejos de ello, dispone de numerosos proyectos para el futuro, entre los que incluye un proyecto de comedia musical para Broadway y Canadá, además del más básico: “El plan es vivir: la vida es bonita y hago lo que me gusta”.

También está entre sus metas más cercanas la grabación de un disco el próximo mes con temas que ha ido componiendo los últimos tiempos en francés, inglés y quizás en italiano: “Escribo todos los días porque la escritura es un músculo que hay que ejercitar”, ha expresado el cantante francés, que compone también pensando en otros artistas, aunque ha admitido que no todas las canciones que redacta son buenas, ya que algunas van a parar directamente a la trituradora.

“Trabajar es mi deporte, amo trabajar”, ha explicado Aznavour, quien se ha definido como uno de los autores con menos estudios, ya que salió de la escuela a los 10 años sin saber nada, y todo lo aprendió de la vida, ha dicho.

DEBUT EXTRANJERO EN BARCELONA

El recital antológico previsto este jueves será, ha dicho, como el del resto de su gira, aunque normalmente le gusta cantar en la lengua del país, ha expresado el cantante, que ha recordado como la primera vez que actuó fuera de Francia lo hizo en Barcelona, en la 'boîte' Emporion, que posteriormente visitó de forma regular, ha dicho.

“Tengo muchos recuerdos del lugar, pero no los reconozco”, ha explicado Aznavour, que tenía en mente la posibilidad de cantar en catalán, si encuentra a alguien dispuesto a traducir sus canciones manteniendo su espíritu, un proyecto que se desvaneció con la muerte de un autor catalán que falleció, ha dicho.

De hecho, Aznavour se ha mostrado muy celoso de que cualquier traducción mantenga el espíritu de sus composiciones: “Yo escribo de forma clásica, mi estilo ya no se hace y está muy contagiado por la canción americana”, ha lamentado el artista, tachando de insípida la música actual francesa.

El triunfo de sus canciones lo atribuye en gran parte a la universalidad de sus temas al haber tocado asuntos como el extrarradio, la homosexualidad, los accidentes de tráfico, la juventud, el alcoholismo, y el paso del tiempo: “La gente piensa que escribo sobre amor, pero no: hay que dar al público canciones de amor para después violarlos un poco con otros temas”.

Sin embargo, ha apuntado que aquellas canciones que mejor le definen son las que hablan del pasado: “He escrito la misma canción de manera diferente pero nadie se ha dado cuenta”, ha dicho Aznavour.

El paso de los años, según ha explicado, le ha devuelto la “mala voz” que tenía de joven, con la diferencia de que actualmente la gente ha aprendido a apreciarlo y a gozarlo, ha dicho el cantante, que se ha confesado un aprendiz de Charles Trenet.