sábado, 19 septiembre 2020 18:06

EE.UU.- Dejar menos de 18 meses entre un embarazo y otro aumenta el riesgo de parto prematuro

NUEVA YORK, 23 (Reuters/EP)

Investigadores del Cincinnati Children Hospital Medical Center en Ohio (Estados Unidos) han observado que las mujeres que vuelven a quedarse embarazadas en menos de 18 meses después de haber dado a luz tienen más riesgo de que el bebé nazca de forma prematura.

Estudios previos ya habían sugerido que dejar poco tiempo entre un embarazo y otro podía tener un mayor riesgo de parto prematuro, pero este trabajo vuelve a demostrar “la importancia de espaciar los embarazos, al menos en casos de alto riesgo”, ha defendido Emily DeFranco, una de las autoras del estudio que publica 'BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology'.

El estudio ha demostrado además que el intervalo entre embarazos también está relacionado con el riesgo de que un bebé nazca una o dos semanas antes (en la semana 37 ó 38), que aunque técnicamente no se consideran prematuros sí que pueden tener un impacto negativo en la salud de los recién nacidos, añaden los autores.

Para este trabajo, DeFranco y su equipo analizaron datos de los registros de natalidad de Ohio de 2006 a 2011, en el que se detectaron 450.000 partos de mujeres que habían sido madres previamente.

Alrededor del 11 por ciento de los nacimientos se produjo de 12 a 18 meses después de un embarazo anterior, y aproximadamente un 2 por ciento menos de 12 meses después de haber dado a luz.

Los investigadores encontraron que el 53 por ciento de estas mujeres que habían vuelto a dar a luz menos de un año después de tener un hijo tuvieron el parto antes de la semana 39 de embarazo, frente al 38 por ciento de las que habían tardado más de 18 meses entre un embarazo y otro.

Y un 20 por ciento dieron a luz antes de la semana 37, en comparación con el 10 por ciento de las que esperaron de 12 a 18 meses para volver a tener un bebé y el 8 por ciento de quienes esperaron más de 18 meses.

MÁS RIESGO ENTRE LAS AFROAMERICANAS

El análisis también evidenció que las madres afroamericanas eran más propensas a tener intervalos más cortos entre un embarazo y otro y, por tanto, también a tener más partos prematuros. Una tendencia que no obstante se dio con independencia de lo que tardaran en volver a quedarse embarazadas.

DeFranco admite que no están completamente seguros de por qué un tiempo más corto entre embarazos podría aumentar el riesgo de parto prematuro, pero apuntan a que pueda estar relacionado con una merma nutricional, que se asocia a varias complicaciones durante el embarazo.

Por ello, según ha insistido, es importante que las mujeres utilicen métodos anticonceptivos y espacien el tiempo entre embarazos.

“Es necesario que se planifiquen los embarazos”, ha añadido Mary Rosser, ginecóloga del Centro Médico Montefiore de Nueva York, que no participó en el estudio y que cree que con una vigilancia adecuada y una buena salud de la madre no es hay motivos para esperar 18 meses para volverse a quedar embarazada.