Compartir

Está convencido de que el presidente de la Generalitat no se saltará la ley, que es la garantía de las libertades

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha respondido este viernes a las críticas de dirigentes nacionalistas al primer discurso de Felipe VI afirmando que es “discutible” referirse a España como “Estado plurinacional”. Además, ha asegurado que al nuevo Rey le “preocupa enormemente la cuestión catalana.

En una entrevista en 'Los Desayunos de TVE' recogida por Europa Press, ha reconocido que esperaba que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el lehendakari, Íñigo Urkullu, no aplaudieran el discurso de Felipe VI.

El jefe de la Diplomacia ha destacado que la Corona garantiza precisamente la unidad de España y que, “reconociendo la diversidad”, dijo que los españoles están mejor juntos que separados para afrontar los retos del siglo XXI. “Hay a quien no le gusta la unidad de España, pues no le gustaría el discurso”, ha dicho.

Preguntado si Don Felipe debió hacer gestos más explícitos para encontrar salida a la tensión soberanista, ha recordado que es un Rey constitucional, sin poderes ejecutivos, de manera que a él “no le corresponde resolver esto” sino “arbitrar, moderar y alentar el consenso”.

Con todo, ha dejado claro que al Rey le “preocupa enormemente la cuestión catalana” y ha relatado que él le ha enviado todos los documentos que ha preparado su Ministerio sobre el asunto, relativos al reconocimiento internacional y la posible pertenencia a la UE de una Cataluña independiente.

ENORME “PREOCUPACIÓN Y CARIÑO” POR CATALUÑA

“He hablado largo con él de este tema y tiene una enorme preocupación y un enorme cariño por Cataluña”, ha dicho. Para Margallo, que Don Felipe recordase su título de Príncipe de Girona fue en sí mismo una “declaración de principios”.

Sin embargo, ha defendido que las decisiones en este ámbito y en otros le corresponden al “pueblo español a través de sus representantes políticos”, mientras que al Rey le corresponde “moderar” y “llamar al diálogo y la conciliación nacional”.

Margallo ha recordado que Don Felipe viajará muy pronto a Cataluña –el día 26 entregará los Premios Fundació Príncipes de Girona en el Forum Impulsa– y está convencido de que viajará por toda España, porque si quiere, como dijo, que los españoles estén “orgullosos” de su Rey lo primero es “conocerle de cerca”.

En el plano de la negociación política, ha insistido en que no es posible negociar con Cataluña sobre una consulta que plantea “algo en sí mismo imposible” e “inviable” porque “la Constitución no lo permite”.

CONVENCIDO DE QUE MAS NO SE SALTARÁ LA LEY

El ministro ha incidido en que una de las novedades de la proclamación de Felipe VI es que juró la Constitución, que no existía cuando fue proclamado su padre, y ha recalcado que la Constitución y la ley “son la garantía de las libertades y de la seguridad”, mientras que las dictaduras se caracterizan por su “arbitrariedad”.

“Saltarse la ley es lo contrario al Estado de Derecho”, ha dicho, y se ha mostrado “convencido de que en ningún caso el presidente Mas va a saltarse la ley”.

Además, ha insistido en que una secesión sería mala para España, pero “muy mala” para Cataluña porque, al no respetar la Constitución, no contaría con el reconocimiento de la comunidad internacional ni de la UE.