Compartir

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Un nuevo estudio, publicado en 'British Medical Journal', revela que poseer bajos niveles de vitamina D puede estar vinculado con un alto riesgo de muerte por todas las causas, entre ellas la enfermedad cardiovascular y el cáncer. Sus autores creen así que la vitamina D podría desempeñar un importante papel durante el año del pronóstico del cáncer.

La principal fuente de vitamina D es su producción en la piel gracias al sol. Las mujeres son más propensas a tener niveles bajos de vitamina D que los hombres y debido a las diferentes condiciones climáticas, las concentraciones varían entre las poblaciones de todo el mundo.

La deficiencia de vitamina D es común especialmente entre los ancianos, que a menudo se exponen menos al sol, pero no está claro qué efecto tiene la producción de vitamina D en la muerte. Así que los investigadores estudiaron la relación entre la vitamina D con muertes por todas las causas, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, con especial atención a las diferencias entre países, géneros y grupos de edad.

Los datos para este meta-ánalisis fueron tomados de siete cohortes de base poblacional de Estados Unidos y Europa y todos los participantes del estudio estaban entre los 50 y los 79 años de edad. Los resultados muestran que no hubo una tendencia clara de la vitamina D por edad, pero que los niveles medios más bajos estaban consistentemente entre las mujeres más que entre los hombres.

Los niveles medios aumentaron con la educación, siendo menores en en los sujetos obesos y mayores entre los individuos que practican ejercicio. Durante los 16 años de seguimiento del estudio, se produjeron 6.695 muertes en 26.018 pacientes, 2.624 por enfermedades cardiovasculares y 2.227 a causa del cáncer.

Se encontró una asociación entre los niveles más bajos de vitamina D y la muerte por enfermedad cardiovascular en personas con y sin antecedentes de la enfermedad y fallecimiento por cáncer en personas con antecedentes de la patología. Sin embargo, no se detectó relación entre niveles bajos de vitamina D y muertes por cáncer en los pacientes sin antecedentes de la enfermedad.

Los investigadores de este trabajo dicen que sus resultados demuestran la importancia del papel de la vitamina D en el año del pronóstico del cáncer, aunque añaden que “no se puede excluir la causalidad inversa, es decir, que “el cáncer podría haber llevado a los niveles bajos de vitamina D”.

Se observó también una relación dosis-respuesta que se mantuvo sin cambios tras excluir a los pacientes con antecedentes de enfermedades cardiovasculares y cáncer. Estos expertos creen que la muerte por todas las causas como resultado de niveles bajos de vitamina D tiene “alta relevancia para la salud pública” y debería ser de alta prioridad.