Compartir

El presidente de la CE ha ensalzado los valores de la UE al recoger la Medalla de Honor de la UIMP

SANTANDER, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha reivindicado este lunes, en Santander, que la Unión Europea no sólo es la “solución” sino la “mejor vacuna” ante los populismos, extremismos y nacionalismos “cerrados”.

“Europa es no sólo la solución sino la mejor vacuna para no volver la vista atrás hacia experimentos y actitudes contrarias a los valores de democracia, progreso social, libre competencia, solidaridad y tolerancia que han hecho de Europa y los europeos una historia de éxito”, ha dicho.

Así lo ha indicado Durao Barroso tras recibir la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), un reconocimiento que ha recogido con “emoción y honor” porque “en toda obra humana y en toda acción política lo importante es la coherencia”.

Una coherencia que ha mantenido al frente de la CE, especialmente en su apoyo a la ciencia, la tecnología y la innovación, áreas en las que ha asentado el “engranaje” y la “piedra angular” de la Unión Europea, según ha destacado el rector de la UIMP, César Nombela, al entregarle la medalla.

Para el presidente de la CE, esta medalla “no es un reconocimiento más, es un honor y un privilegio” que llevará “siempre” consigo como “portugués, amigo sincero de España y también de Cantabria”.

Durao Barroso ha señalado que la UIMP es un foro para compartir conocimiento que “encarna” perfectamente los “valores comunes y propios de los europeos” y que “han hecho de nosotros un experimento único en la historia de las relaciones internacionales”.

“Pero no se sorprendan si mantengo que nuestro espacio público europeo es admirado, observado y estudiado pero también criticado y atacado porque somos un ágora empeñada en el progreso de los europeos”, ha ensalzado el presidente de la CE.

Así ha destacado que las instituciones y el conjunto de la sociedad europea han sido “capaces de resistir unidos estos años tan difíciles y demostrar que estamos aquí para ser un actor central en la comunidad internacional del siglo XXI”.

A este respecto, Durao Barroso ha indicado que Europa ocupa ese lugar por sus “valores, principios y fortaleza de las instituciones” pero también por la “solidez del tejido empresarial, asociativo y científico”, una “realidad” que, ha dicho -citando al expresidente brasileño Lula Da Silva-, debería “ser considerada patrimonio de la humanidad”.