Compartir

GINEBRA, 11 (EUROPA PRESS)

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha alertado este miércoles de que unos 500.000 iraquíes SE han visto obligado a huir de sus hogares tras los intensos combates registrados esta semana en la provincia de Nínive, especialmente en su capital, Mosul, la segunda ciudad más importante del país y que ahora está controlada por milicianos del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS).

La OIM ha recordado que las fuerzas de seguridad iraquíes se retiraron el lunes por la noche de Mosul, “permitiendo a los grupos de oposición armados tomar el control de la ciudad, incluidos los edificios gubernamentales, el aeropuerto internacional y todas las bases militares y de la Policía.

Los Equipos de Evaluación y Respuesta Rápida de la OIM (RART) han estado estudiando la situación sobre el terreno y han llegado a la conclusión de que unas 500.000 personas han huido de la ciudad.

La OIM ha recordado que, desde el pasado jueves, las autoridades han impuesto un toque de queda en la ciudad y “los bombardeos indiscriminados continúan”. En concreto, ha asegurado que los desplazados internos no pueden usar vehículos dentro de Mosul, lo que “limita” su acceso a servicios básicos y les lleva a huir a pie.

La Organización Internacional para las Migraciones ha explicado que hay tres modelos de desplazados: los que se van del oeste al este de la urbe, los que se desplazan a otros lugares de la provincia de Nínive y los que deciden trasladarse al Kurdistán iraquí. “Estos últimos necesitan tener familia ya residiendo en el Kurdistán o un apoyo para recibir autorización para entrar en esta región autónoma”, ha asegurado esta agencia internacional.

La OIM ha advertido de que los barrios de la zona occidental de Mosul están padeciendo la escasez de agua porque la principal estación de bombeo ha quedado destrozada por los bombardeos. “Las familias también sufren la escasez de comida, particularmente las que tienen a desplazados alojados en sus casas”, ha explicado. “La mayoría de los generadores eléctricos no funciona porque no hay combustible”, ha concluido.