Compartir

El presunto cabecilla de la facción que se dedicaba a perpetrar los butrones es Roberto Anaut, más conocido como «El Dragones» (por sus tatuajes), quien regenta el restaurante de la franquicia Burger Lobby de Boadilla del Monte. Se trata de un madrileño de 35 años vinculado al capo Ángel Suárez Flores, «Cásper», y al robo con fuerza de joyerías, cajas fuertes y vehículos. Ha sido apresado y enviado a prisión por intentar robar nada menos que 310 kilos de droga del depósito judicial del puerto de Valencia. Entre los nueve arrestados se encuentra también su mano derecha, David Oliver, vecino de Aluche.

La operación Tushé arrancó en septiembre de 2013, mientras se investigaba a «El Dragones». El asunto fue judicializado por el titular del juzgado número 4 de San Lorenzo de El Escorial. La Udyco Central detectó una reunión entre Anaut, Oliver y otras dos personas más en la hamburguesería de la familia del primero. Dos de ellos acudieron poco después a Valencia. Uno se disfrazó de técnico de Telefónica, y así se las valió para entrar en el depósito y estudiar sus medidas de seguridad. Pretendían dar el golpe pronto, pero el asunto fue posponiéndose.

El 24 de mayo, los dos butroneros principales y otros tantos compinches se trasladaron a la capital del Turia. De madrugada, enmascarados,accedieron a las instalaciones rompiendo el bombín de la puerta. Salieron al medio minuto. Era su manera de comprobar si el sistema de seguridad había «pitado». Tras hora y media fuera y viendo que no acudía la Policía, volvieron a entrar en el depósito.

Sobre las 6 de la mañana, se dispusieron a meter la lanza térmica y demás herramientas para reventar las cajas de seguridad donde se custodiaba la droga. Antes de que pudiesen hacerlo, los investigadores, que estaban al acecho, los sorprendieron. Oliver cayó allí. Anaut intentó pasar desapercibido mezclándose con un grupo que salía de una discoteca cercana, sin éxito. El tercer butronero fue arrestado cuando regresaba a Madrid por la A-3, y al cuarto se le detuvo en las inmediaciones de su casa, en Usera. Luego, arrestaron al resto del entramado: nueve detenidos y cuatro imputados. Los 310 kilos de droga (100 de cocaína, 150 de «maría» y 60 de hachís) están valorados en 3,6 millones de euros.