Compartir

AMÁN, 24 (EUROPA PRESS)

El Papa Francisco ha realizado un enérgico llamamiento a la búsqueda de una solución pacífica para la “crisis siria” así como para resolver el “conflicto entre israelíes y palestinos”, durante el discurso pronunciado en el Palacio real Al Husseini de Amán, tras la ceremonia de bienvenida que le han brindado los reyes de Jordania, Abdulá II y Rania.

De este modo, Francisco ha lamentado que siga habiendo “fuertes tensiones en la región medio oriental”, al tiempo que ha agradecido a las autoridades reales de Jordania “todo lo que hacen” y le ha pedido que sigan “esforzándose en lograr la tan deseada paz duradera”.

En el primero de los 14 discursos que está previsto que pronuncie durante las 72 horas que durará el viaje apostólico a Tierra Santa, el Pontífice ha reconocido que Jordania acoge “generosamente” a una gran cantidad de refugiados palestinos, iraquíes y de otras zonas en crisis, “en especial de la vecina Siria, destruida por un conflicto que está durando demasiado tiempo”.

En esta línea, ha expresado que “esta acogida merece el reconocimiento y la ayuda de la comunidad internacional”, al tiempo que ha subrayado que la Iglesia “dentro de sus posibilidades”, se compromete con la “asistencia a los refugiados y a los necesitados”, sobre todo mediante Caritas Jordania.

PROFUNDO RESPETO AL ISLAM

Por otro lado, Francisco ha renovado su “profundo respeto y consideración a la comunidad musulmana” y ha reconocido “el liderazgo” del rey de Jordania Abdulá II al promover un “adecuado entendimiento de las virtudes proclamadas por el Islam y la serena convivencia entre los fieles de las diversas religiones”. Por ello, ha agradecido a Jordania haber promovido “diversas iniciativas importantes a favor del diálogo interreligioso”.

El Papa ha dirigido también “un deseo especial de paz y prosperidad” al Reino de Jordania y a su pueblo y ha expresado que espera que esta visita “contribuya a incrementar y promover relaciones buenas y cordiales entre cristianos y musulmanes”

Por otro lado, en su primer discurso en su segundo viaje apostólico, el Papa ha saludado a las comunidades cristianas y ha destacado que su presencia en el país “contribuye al bien común de la sociedad en la que están plenamente insertadas”. Además, ha destacado que a pesar de ser hoy “numéricamente minoritarias”, los cristianos tienen la posibilidad de desarrollar “una cualificada y reconocida labor en el campo educativo y sanitario, mediante escuelas y hospitales”, al tiempo que ha subrayado que pueden “profesar con tranquilidad su fe, respetando la libertad religiosa”.

Así, ha dicho que los cristianos “se sienten y son ciudadanos de pleno derecho” y ha detallado que “desean contribuir a la construcción de la sociedad junto a sus conciudadanos musulmanes, con su aportación específica”.

Francisco ha citado la exhortación Apostólica 'Ecclesia in Medio Oriente', del Papa Emérito Benedicto XVI, para explicar que este derecho “abarca tanto la libertad individual como colectiva de seguir la propia conciencia en materia religiosa como la libertad de culto” y “la libertad de elegir la religión que se estima verdadera y de manifestar públicamente la propia creencia”.

Por su parte, el rey Abdulá II ha reconocido que el Papa se ha convertido en “la conciencia del mundo” y le ha agradecido su liderazgo “basado en el diálogo y la búsqueda de la paz”. Francisco, por su parte, ha dicho al rey de Jordania que es conocido “como hombre de paz y artífice de paz”.

A las 16,00 horas, se celebrará la Santa Misa en el Stadium Internacional de Amán, donde se esperan más de 30.000 personas y donde el Papa dará la comunión a 1.400 niños. A las 19,00 horas, Francisco visitará el lugar donde fue bautizado Jesús, en el rio Jordán. A continuación, se encontrará con refugiados y jóvenes discapacitados y pronunciará su segundo discurso.