Compartir

MADRID, 7 (EUROPA PRESS – Mirian San Martín)

Aunque llevan mucho tiempo en la música, Grises debutaron en 2009 con el disco 'El hombre bolígrafo', al que siguió 'No se alarme señora, soy soviético'. Esta semana, la banda vasca da un paso más en su carrera con la publicación de 'Animal', su tercer trabajo.

Amancay Gaztañaga, miembro del grupo, ha explicado durante una entrevista concedida a Europa Press que este es el álbum que más rápido ha sido compuesto y el que más rápido ha salido. Se concibió durante la gira de festivales que realizaron el pasado año y refleja todo lo que es Grises: “Un grupo de directo enérgico, natural que no transforma mucho las melodías sino que muestra algo más en bruto y más fresco”.

'Animal' es el trabajo en el que más naturales aparecen: “Es un disco más fresco, tal cual tocábamos las canciones en el local llegaban al estudio”.

El primero fue un disco muy fresco y el segundo fue más elaborado y serio. Según indica Gaztañaga, aunque se tache de “hedonistas” y de escribir “letras vacías y huecas”, considera que es el disco “más metafísico”, en el que se pretendió que las letras llegaran en “un momento de hastío” para hacer reflexionar.

Este tercero es la mezcla de los dos anteriores: “En la línea del primero, porque hemos vuelto a la frescura y no tanto a la introspección, pero en las letras queda un poso metafísico y de lucha de búsqueda”, explica.

ELECTROPOP

Lo que está claro es que su apuesta sigue enfocada hacia un electropop bailable, una dirección que la banda defiende: “En todos los momentos de crisis, como ocurrió en las vanguardias, el cambio siempre viene desde el juego y desde la diversión, desde la locura alternativa. Ahí está el dadaísmo como muestra principal”.

En este sentido, opinan que aunque “el baile se ve como algo irreflexivo”, es “una catarsis” a la que se llega cuando se está “hasta los huevos de todo”. “Es un buen punto para divertirse y reflexionar. El arte ha de ser muy amplio y ha de haber de todo, hay que llenarse de oscuridad pero también ha de haber luz”, señala Gaztañaga.

We Are Standard, Deloran, Joe la Reina o Mc Enroe son solo algunos de los ejemplos de grupos indie que nacieron en territorio vasco, una escena en la que también participan Grises y que pone el contrapunto al pop comercial y al rock y postpunk más extremo que había destacado en los últimos años. “Hay un camino que se abre poco a poco. Ahora suena mucho más un pop diferente”, apunta.

Con su directo, “enérgico, potente y crudo”, visitarán durante los próximos meses varias ciudades españolas: el 16 de mayo estarán en Bilbao, el 23 en madrid, el 21 de junio en San Sebastián, el 5 de julio en Málaga, el día 11 en Sevilla, el 12 en el Festival 101 de Málaga y el 15 de agosto actuarán en Aranda Duero, dentro del festival Sonorama.