Compartir

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El deporte, ya sea de intensidad baja o alta, permite mejorar la calidad de vida y el aparato locomotor de las personas que padecen algún tipo de enfermedad reumática, según han asegurado expertos y deportistas de alta competición que padecen espondilitis anquilosante, con motivo de la celebración del 'I Encuentro LIRE 2014' y de la puesta en marcha del proyecto 'Tú también puedes'.

En concreto, en el caso de la espondilitis anquilosante, un tipo de espondiloartritis, los enfermos suelen tener afectadas las articulaciones de la columna vertebral, creándose puentes entre vértebras que al principio pueden revertir pero que poco a poco se solidifican, haciendo que la columna pierda flexibilidad e, incluso quede rígida. No obstante, también puede afectar a las rodillas o caderas, la piel, los ojos o el intestino.

Como consecuencia de todos estos síntomas, los expertos han destacado la necesidad de que estos pacientes practiquen algún tipo de actividad física. “El ejercicio mejora el dolor, la movilidad, la calidad del músculo y del hueso y, además, disminuye el riesgo de caídas, aumenta la masa ósea, mejora los parámetros cardiovasculares, el estado anímico y disminuye la inflamación”, según ha asegurado a Europa Press el jefe de la Unidad de Reumatología del Hospital Fundación Alcorcón y coordinador del Grupo para el estudio de la Espondiloartritis de la Sociedad Española de Reumatología (GRESSER), Pedro Zarco.

Además, prosigue, los pacientes pueden realizar algún deporte en todos los estadíos de la enfermedad. En este sentido, el experto ha informado de que estudios realizados a nivel internacional, “en España no hay datos”, han mostrado que sólo un tercio de los pacientes con esta enfermedad reumática realiza ejercicio de forma habitual. Un porcentaje que, a su juicio, en el caso de España se debe situar “muy por debajo”.

Y es que, según ha avisado Zarco, actualmente los pacientes no están concienciados sobre la importancia que tiene realizar ejercicio físico, ni, incluso, los propios profesionales médicos. “Muchos médicos no manejan esta información o no la transmiten, y, por ello, es necesario que se establezca una buena relación médico-paciente, donde se den las pautas de ejercicio que debe realizar el enfermo, en función de la patología y de su estado funcional”, ha apostillado el experto.

NO QUITA LOS DOLORES, PERO SÍ LOS MEJORA

Estas declaraciones han sido corroboradas por Juan Vázquez, ciclista con espondilitis anquilosante en la zona de la cadera, quien ha señalado a Europa Press el beneficio “tanto físico como psíquico” que le ha aportado el ciclismo. De hecho, a pesar de reconocer que le duele cuando lo realiza, ha asegurado que “mejora” de forma sustancial sus dolencias.

“Al hacer deporte sientes dolor pero después te sientes mucho mejor”, ha afirmado, para comentar que aunque los médicos recomiendan a estos pacientes realizar deportes de bajo impacto como, por ejemplo, la natación o el yoga, en su caso la bicicleta es el ejercicio que más beneficios le aporta.

Así se ha pronunciado también el ciclista Josechu Elosúa, promotor a través de su fundación del proyecto 'Tú también puedes' junto a la Liga Reumatológica Española (LIRE), que ha recordado la importancia que tiene que los pacientes lleven a cabo una alimentación sana, debido a que el exceso de peso perjudica el transcurso de la enfermedad.

“Si no hubiese hecho deporte estaría en una silla de ruedas. El ejercicio físico regular me ha dado movilidad, elasticidad y ganas de seguir para adelante”, ha subrayado Elosúa, al tiempo que ha explicado que el proyecto tiene como objetivo potenciar la práctica del deporte en estos pacientes y, para ello, los organizadores van a recorrer todas las ciudades españolas.

Finalmente, el nadador Jacobo Parages ha narrado su experiencia con la enfermedad y el deporte y ha comentado que, a los pocos años de ser diagnosticado, cruzó a nado el Estrecho. “Para mi nadar alivia mis dolores, evita el anquilosamiento y, sobre todo, oxigena mi mente, algo fundamental cuando se tiene una enfermedad crónica, como la espondilitis anquilosante”, ha zanjado.